Hacer la compra para ahorrar


 Esta publicación es parte de una serie de artículos. Te aconsejo que leas: ¿Cómo sobrevivo con un solo sueldo? y Cómo planificar tu menú semanal y ahorrar para que tengas todos los datos necesarios a la hora de implementar lo que te aconsejo aquí.
De entrada te digo que no tengo una fórmula mágica para ahorrar al hacer la compra, pero sí quiero compartir  un modo de pensar  que espero que cambie la manera en que compras y sea el que dicte tu “inteligencia comprativa” de ahora en adelante.  Parece que saqué la licencia literaria para inventarme este término, pero es que describe la situación.

Los principios son:

  1. No comprar por impulso.
  2. Tener en mente el menú semanal que seleccionaste.
  3. Comparar los precios de las tiendas que frecuentas.
  4. Hacer una guía de precios máximos a pagar por producto.
  5. Compra en volumen cuando haya oferta.
  6. Usar cupones, programas de descuentos y ofertas.

Hoy les hablaré de los primeros tres principios.

PRINCIPIO #1:  NO COMPRAR POR IMPULSO

Esto es una regla de auto control y es el primer paso porque para ahorrar hay que ser valiente, determinado, medido, conciente y hay que prepararse de antemano.  Si no te preparas, tu mente estará débil y en cuanto entres a las tiendas,  te  van a entrar deseos de comprar todo lo que tus sentidos perciban. ¿Es cierto o no? Sé que hay gente más disciplinada que otra, pero entiendo que todos deben prepararse.

Cuando compramos por impulso, no estamos pensando claro y casi siempre compramos más de lo necesario o a precios altos. Y la cosa no es que seamos tan exagerados que no nos podamos dar un gustito de vez en cuando con la familia (aunque hay situaciones económicas que ameritan estos sacrificios exagerados…y eso está bien también), pero esto no debe ser la regla porque entonces malgastamos nuestro dinero, nuestra plata, nuestros chavos, nuestra lana… y debemos ser sabios con nuestros recursos.

El impulso crea un corto circuito en la mente que nos impide pensar claramente  sobre lo que nos conviene en cuanto a salud, alimentación,  recursos económicos y necesidades reales.  No hagamos las cosas al papagayo (como dicen en Puerto Rico) o a lo loco.  Pensando un poco tomamos decisiones sabias que se traducen en ahorro, mejor salud y comprar lo que realmente necesitamos.

Un pequeño ejemplo de esto es: Mi nene quería galletas.

PRINCIPIO #2: TENER EN MENTE EL MENU SEMANAL

Todo lo relacionado a este principio lo traté en:

PRINCIPIO #3: COMPARAR LOS PRECIOS DE LAS TIENDAS

Esto ha sido clave para mí porque “estudiando” los precios pude determinar dónde me conviene comprar la compra grande y dónde los demás productos o alimentos.

En mi caso compro la mayor parte de la compra en Costco, otros productos en Keyfood. Los artículos personales y detergentes en CVS, Rite Aid y en la tiendita de $1 del vecindario. Algunos vegetales en una tienda asiática de vegetales y frutas donde los  encuentro a casi el 50% de descuento del precio que lo tienen en el supermercado.

Todos estas tiendas quedan cerca una de la otra. A la mayoría de ellas llego caminando, así que no gasto dinero en transportación. El único que queda fuera del área es Costco, pero ahorro aún cuando tengo que utilizar la guagua (autobús) para ir y el taxi para regresar.

¿Cómo llegué a esta decisión? Tomando un poquito de mi tiempo para comparar los precios de las tiendas que frecuento. Hice un ejercicio de cálculo comparando los precios de los productos que compro en Costco vs. los precios de otros supermercados para mostrarles cómo sé que ahorro. Los animo a hacerlo también. No les pido que hagan una tesis sobre esto, pero sí que  inviertan un ratito de su tiempo para comparar. Un ratito ahora les ahorrará dinero en el futuro. Yo lo veo como parte de mi trabajo como administradora de mi casa (¡yo soy la ama de mi casa!), y lo que  determinará el poder cumplir con los planes y metas de mi familia (que muchas veces requieren dinero) como también el que  me den una ‘buena evaluación al final del año‘. Esa evaluación quizás me ayuda a que me aumenten los  beneficios, lo que en mis términos significa: que se me dé la Vitamix que tengo en mi lista de deseos. ¡Ja, ja, ja!

¿Cómo hice el cálculo? Con el recibo de Costco dividí el costo de los productos y  por la medida de volumen correspondiente…algunos por onza, otros por libra y otros por el número de artículos que contiene el paquete. Con esta información puedo comparar los precios con los otros supermercados.  Vean este ejemplo:

Yo hago la compra cada cuatro semanas aproximadamente y ahorro aproximadamente $70  comprando la mayoría de las cosas en Costco. Esta cantidad  es luego de descontar los gastos de transportación hacia y desde Costco. Luego que hago la compra en Costo,  compro los demás productos en tiendas donde me salen más económicos.

Recuerden que este es mi caso y no tiene que ser el mismo en todas las familias. Aparenta que estoy auspiciando a Costco, pero no. A nuestra familia en este momento, bajo las condiciones y el lugar donde vivimos, ésta es la alternativa que nos sale más económica. Cada familia deberá analizar qué tienda le conviene más. Sé que hay otras ciudades donde existen supermercados con mejores precios y que duplican el valor de los cupones de descuentos y sé que allá se ahorra más. Así que este  análisis  dependerá de las condiciones individuales de cada familia. Como dicen…”cada familia es un mundo”.  Estén seguros que si encuentro que  otra cadena de tiendas  vende algún producto más económico, dejo de comprarlo en Costco y lo compro en el otro lugar. Sólo soy fiel a la idea de obtener el producto por el menor precio.

Estos principios están buenos, ¿verdad? Estén atentos que en las próximas semanas escribiré sobre otros principios que nos ayudan a ahorrar al hacer la compra. Si van integrando este modo de pensar en su planificación económica, los resultados van a ser bien positivos, se lo aseguro.

Comments

  1. Clarissa says:

    Good!!!! Gracias 🙂

  2. Clarissa para mí es un gusto traerles estas ideas de ahorro porque son las mismas ideas que me han ayudado a mejorar la economía de nuestra familia. ASí que sé que funcionan. ¡Espero que te ayuden!

    Si necesitas ideas o tienes preguntas, déjame saber.

    Mayra

  3. Me encanta la comparación de precios que hiciste. Eso es lo que llamaría comprar inteligentemente. Gracias por tus consejos.

  4. […] que leas: ¿Cómo sobrevivo con un solo sueldo?, Cómo planificar tu menú semanal y ahorrar y Hacer la compra para ahorrar para que tengas todos los datos necesarios a la hora de implementar lo que te […]

  5. […] No comprar por impulso. […]

  6. Veo que estais en el tema, creo que esta web se ajusta perfectamente a lo que comentan.
    http://www.carritus.com. , es un comparador de precios y si los usas bien no sabeis lo que podeis
    ahorrar. en mi caso se las recomiendo.

  7. Hola! Vi que carritus.com es un comparador de precios q se utiliza en Espana supongo. Tremendo. Todo lo q nos ayude y facilite ahorrar, es bienvenido.

    Asi q para los amigos de Espana, aqui tienen una herramienta facil y gratuita.

  8. […] Hacer la compra para ahorrar […]

Speak Your Mind

*