Homeschooling: varones en la cocina

Pertenezco a un foro de homeschoolers de lo más interesante. El requisito para unirte es crear y ofrecer un taller según tus habilidades. Hay padres que son cientíificos que han creado experimentos, otros son buenos en manualidades dan talleres de origami o juguetes de madera. Hay un sin fin de talleres que los mantienen ocupados todo el semestre.

Me preguntaba qué taller me iba a inventar que fuera beneficioso. ¡Ah! ¡Ya sé! Me inventé el taller: Nosotros sabemos cocinar. Invitamos a varones entre 6 a 9 años para que se anotaran y rápidito se llenó el cupo del taller. Planifiqué el menú, compré los ingredientes y le envié una lista de los utensilios que necesitaban: sartén, espátula, un delantal y una barriguita con ganas de comer y comer. Les adelanto que trajeron sus delantales, pero ninguno quizo usarlo. ¡Ja, ja! Todos muy machos.

El día del taller invadieron mi cocina cinco varones entre las edades de 7 a 10 años. Ninguno se conocía, pero rápido se llevaron muy bien y pusieron sus manos a la obra. Estaban contentos de poder cocinar por su cuenta por primera vez. Ustedes saben que siempre dejo que mis nenes hagan sus creaciones en la cocina y hoy en día saben defenderse…o sea…no se mueren de hambre cuando quieren comerse algo más profundo que un simple cereal.

Mis hijos se encargaron de demostrar cómo se hacen los platos y los amiguitos los imitaron. Aprendieron a prender la estufa, trabajar con el sartén y a preparar los alimentos. A mitad del evento, pararon para comerse el “grilled cheese” sandwich y el burrito de huevos revueltos que habían “cocinado”. Eso fue a las 11:30 a.m.  y se comieron todo. Luego hicieron pasta con salsa Alfredo y terminaron con una pizza. Y como si ya no hubieran comido nada, se sentaron nuevamente a conversar y se comieron el resto. A la 1:00 pm esos locos se había comido cuatro platos. Se nota que son varones, ¿verdad?

La pasaron super y lo mejor es que estaban orgullosos de haberlo hecho por cuenta propia. Cocinar es una tarea que les enseña a ser independientes, poner en práctica las matemáticas, ser responsables y cuidadosos. Valió la pena inventarme el tallercito. Ya tienen varias invitaciones para otros.

Speak Your Mind

*