Teleconferencia sobre ‘Radical Unschooling’

Siguen las buenas teleconferencias mensuales de Homefires.com. Esta vez entrevistarán a Sandra Dodd quien fue la que introdujo el concepto de “Radical Unschooling”. Hablarán sobre este género y expondrán cómo se diferencia del ‘homeschooling’ y del ‘unschooling. Esto parece que va a estar interesante. Visita este enlace para que te registres.  Sabrás que si estoy escribiendo sobre esto es porque ya me registré.
 Bueno los animo a anotarse esta vez para que sigamos nutriendo nuestras mentes y expandiendo nuestro conocimiento sobre el homeschooling. Siempre hay alguna idea que retengo e introduzco en nuestro sistema. Me anima saber cómo otros lo hacen y que no estoy sola en esto.  Déjame saber cómo te gustó la teleconferencia.

La teleconferencia será el jueves 28 de abril a las 7 pm (hora del este)

 Recuerden que no recibo ninguna ganancia al auspiciar esta actividad. Sólo me gusta   animarlos para que se informen y conozcan más sobre el homeschooling.

Hacer la compra para ahorrar


 Esta publicación es parte de una serie de artículos. Te aconsejo que leas: ¿Cómo sobrevivo con un solo sueldo? y Cómo planificar tu menú semanal y ahorrar para que tengas todos los datos necesarios a la hora de implementar lo que te aconsejo aquí.
De entrada te digo que no tengo una fórmula mágica para ahorrar al hacer la compra, pero sí quiero compartir  un modo de pensar  que espero que cambie la manera en que compras y sea el que dicte tu “inteligencia comprativa” de ahora en adelante.  Parece que saqué la licencia literaria para inventarme este término, pero es que describe la situación.

Los principios son:

  1. No comprar por impulso.
  2. Tener en mente el menú semanal que seleccionaste.
  3. Comparar los precios de las tiendas que frecuentas.
  4. Hacer una guía de precios máximos a pagar por producto.
  5. Compra en volumen cuando haya oferta.
  6. Usar cupones, programas de descuentos y ofertas.

Hoy les hablaré de los primeros tres principios.

PRINCIPIO #1:  NO COMPRAR POR IMPULSO

Esto es una regla de auto control y es el primer paso porque para ahorrar hay que ser valiente, determinado, medido, conciente y hay que prepararse de antemano.  Si no te preparas, tu mente estará débil y en cuanto entres a las tiendas,  te  van a entrar deseos de comprar todo lo que tus sentidos perciban. ¿Es cierto o no? Sé que hay gente más disciplinada que otra, pero entiendo que todos deben prepararse.

Cuando compramos por impulso, no estamos pensando claro y casi siempre compramos más de lo necesario o a precios altos. Y la cosa no es que seamos tan exagerados que no nos podamos dar un gustito de vez en cuando con la familia (aunque hay situaciones económicas que ameritan estos sacrificios exagerados…y eso está bien también), pero esto no debe ser la regla porque entonces malgastamos nuestro dinero, nuestra plata, nuestros chavos, nuestra lana… y debemos ser sabios con nuestros recursos.

El impulso crea un corto circuito en la mente que nos impide pensar claramente  sobre lo que nos conviene en cuanto a salud, alimentación,  recursos económicos y necesidades reales.  No hagamos las cosas al papagayo (como dicen en Puerto Rico) o a lo loco.  Pensando un poco tomamos decisiones sabias que se traducen en ahorro, mejor salud y comprar lo que realmente necesitamos.

Un pequeño ejemplo de esto es: Mi nene quería galletas.

PRINCIPIO #2: TENER EN MENTE EL MENU SEMANAL

Todo lo relacionado a este principio lo traté en:

PRINCIPIO #3: COMPARAR LOS PRECIOS DE LAS TIENDAS

Esto ha sido clave para mí porque “estudiando” los precios pude determinar dónde me conviene comprar la compra grande y dónde los demás productos o alimentos.

En mi caso compro la mayor parte de la compra en Costco, otros productos en Keyfood. Los artículos personales y detergentes en CVS, Rite Aid y en la tiendita de $1 del vecindario. Algunos vegetales en una tienda asiática de vegetales y frutas donde los  encuentro a casi el 50% de descuento del precio que lo tienen en el supermercado.

Todos estas tiendas quedan cerca una de la otra. A la mayoría de ellas llego caminando, así que no gasto dinero en transportación. El único que queda fuera del área es Costco, pero ahorro aún cuando tengo que utilizar la guagua (autobús) para ir y el taxi para regresar.

¿Cómo llegué a esta decisión? Tomando un poquito de mi tiempo para comparar los precios de las tiendas que frecuento. Hice un ejercicio de cálculo comparando los precios de los productos que compro en Costco vs. los precios de otros supermercados para mostrarles cómo sé que ahorro. Los animo a hacerlo también. No les pido que hagan una tesis sobre esto, pero sí que  inviertan un ratito de su tiempo para comparar. Un ratito ahora les ahorrará dinero en el futuro. Yo lo veo como parte de mi trabajo como administradora de mi casa (¡yo soy la ama de mi casa!), y lo que  determinará el poder cumplir con los planes y metas de mi familia (que muchas veces requieren dinero) como también el que  me den una ‘buena evaluación al final del año‘. Esa evaluación quizás me ayuda a que me aumenten los  beneficios, lo que en mis términos significa: que se me dé la Vitamix que tengo en mi lista de deseos. ¡Ja, ja, ja!

¿Cómo hice el cálculo? Con el recibo de Costco dividí el costo de los productos y  por la medida de volumen correspondiente…algunos por onza, otros por libra y otros por el número de artículos que contiene el paquete. Con esta información puedo comparar los precios con los otros supermercados.  Vean este ejemplo:

Yo hago la compra cada cuatro semanas aproximadamente y ahorro aproximadamente $70  comprando la mayoría de las cosas en Costco. Esta cantidad  es luego de descontar los gastos de transportación hacia y desde Costco. Luego que hago la compra en Costo,  compro los demás productos en tiendas donde me salen más económicos.

Recuerden que este es mi caso y no tiene que ser el mismo en todas las familias. Aparenta que estoy auspiciando a Costco, pero no. A nuestra familia en este momento, bajo las condiciones y el lugar donde vivimos, ésta es la alternativa que nos sale más económica. Cada familia deberá analizar qué tienda le conviene más. Sé que hay otras ciudades donde existen supermercados con mejores precios y que duplican el valor de los cupones de descuentos y sé que allá se ahorra más. Así que este  análisis  dependerá de las condiciones individuales de cada familia. Como dicen…”cada familia es un mundo”.  Estén seguros que si encuentro que  otra cadena de tiendas  vende algún producto más económico, dejo de comprarlo en Costco y lo compro en el otro lugar. Sólo soy fiel a la idea de obtener el producto por el menor precio.

Estos principios están buenos, ¿verdad? Estén atentos que en las próximas semanas escribiré sobre otros principios que nos ayudan a ahorrar al hacer la compra. Si van integrando este modo de pensar en su planificación económica, los resultados van a ser bien positivos, se lo aseguro.

Mi nene quería galletas

Estábamos en la sección de repostería de Costco y mi hijo se antojó de unas galletas de chocolate chip hechas en casa o mejor dicho “hechas en el supermercado”. Costaban de $5 a $6 y no tenían más de 20 galletas. Yo le dije: “Ay pero esas galletas las podemos hacer en casa”.   Y rápidamente me dijo: “OK”. Me quedé impresionada de su contestación tan positiva y tan rápida.

Al día siguiente nos preparamos, él buscó los ingredientes y se encargó de toda la producción de galletas. ¡Quedaron deliciosas, pasamos un buen rato juntos, seleccionamos ingredientes naturales y buenos, y de paso ahorramos!

Miren la diferencia entre comprar unas galletas y hacerlas en casa:


Galletas de la tienda:

20 galletas x $5 = 25¢ por galleta

Galletas  hechas en casa:

1 taza de mantequilla =$1.24
1 1/2 tazas de azúcar turbinada = 12¢
2 huevos = 12¢
1 t. sal de mar  = 16¢
1 t. baking soda = 7¢
1 t. vainilla =  9¢
2 1/2 taza de harina integral = 40¢
1 taza de chocolate chips  $2.00 (pero ya tengo la receta para hacerlo en casa la próxima vez)

  45 galletas x $4.32  = 9¢ por galleta.

Al hacerlas en casa son mucho más baratas y le añadimos ingredientes más naturales como el azúcar turbinada y la harina integral. La próxima vez me van a salir aún más económicas porque ya sé hacer los chocolate chips en casa.
 Horneamos 18 galletas y frizamos el resto de la mezcla para hacerlas en otra ocasión. ¡Miren qué me ingenié para guardar la mezcla! Le estoy haciendo la competencia a la Pillsbury.

Formé cilindros de 2 pulgadas de diametro y 8 de largo y los congelé. Ahora cuando quiera hacerlas, la saco del congelador, las corto y las horneo a 350 grados F de 12 -14 minutos. Les recomiendo congelarlos ya cortaditos. 

Te animo a hacerlas con tus hijos o por tu cuenta. ¡Saben super ricas! Nuestro secreto para que queden crujientes es que cuando pasan los 12 minutos, apagamos el horno y las dejamos dentro del horno de 5 -10 minutos más. Luego las sacamos y las dejamos enfriar antes de probarlas.

No tengo fotos de las galletas porque cuando  fui a retratarlas hoy, ya se habían ido. ¡Al menos duraron 2 días!


Ya sé qué pasó con los reactores nucleares en Japón

Hoy pude salir de mi ignorancia sobre cómo funcionan las plantas nucleares y qué está pasando en Japón. Si quieren enterarse de esto de una manera sencilla, siéntense con su familia a ver este interesante video que nos comparte Diane de clickschooling.com.

John McChesney es un ingeniero de California,  maestro de ciencias y es el fundador de la organización sin fines de lucro Rock-It Science. Ayer  explicó lo que está ocurriendo en Japón con los reactores nucleares a su grupo de homeschoolers adolescentes.

Me encantaron las ilustraciones dibujadas a mano y las herramientas  que usa para explicar en este video de You Tube de Rock-It Science. No te lo pierdas.

Cómo planificar tu menu semanal y ahorrar.

La semana pasada te escribí sobre los beneficios de planificar el menú. Hoy te presento los pasos que debes seguir para poner en acción la planificación de tu menú semanal.

PASO 1   PREPARA LA LISTA DE COMIDAS

Haz una lista de las comidas que cocinas normalmente. Incluye todos los platos que confeccionas desde los más simples hasta los más complicados. Esta lista será tu ‘centro de mando’ porque vas a referirte a ella cuando te sientes a planificar el menú semanalmente. Por esto debes tenerla accesible ya sea en un simple papel pegado en la nevera, en tu computadora o en tu celular.

En lo que te acostumbras al sistema, te aconsejo que comiences a planificar sólo las cenas y luego añadas los almuerzos y desayunos. Recuerda que  la intención es ayudarte a simplificar tu vida, no complicártela.  Así que comienza poco a poco…da pasos de bebé.

Yo lo guardo en mi celular porque así la tengo disponible cuando voy  al supermercado y para simplemente planificar mi menú  en cualquier minutito que tenga disponible mientras hago diligencias.

PASO 2    SELECCIONA LOS PLATOS QUE VAS A COCINAR

Siéntate cómodamente y selecciona los platos que vas a cocinar en la semana. Esto es fácil: de la ‘lista maestra’ de comidas que escribiste en el paso 1, escoge un plato para cada día. Pero espera…hay dos maneras de hacerlo cuando estás comenzando.

    1. Si leíste estos artículos sobre la planificación del menú semanal y te animaste a comenzar hoy pero ya hiciste la compra, escoge los platos basándote en lo que tienes en la alacena y en la nevera. Mientras te dure esta compra,  no incluyas platos que te hagan ir a comprar artículos adicionales. Así aprovechas al máximo los ingredientes que tienes a mano. Continúa así hasta que se acabe la compra. Luego la manera en que lo harás será siguiendo lo que te aconsejo en este próximo punto.

 

  • Si no haz hecho la compra, esto es lo que harás de ahora en adelante. Antes de seleccionar los platos que vas a cocinar, ojea los especiales de los supermercados y entonces escoge lo que vas a cocinar basándote en los artículos que estén en venta. ¡Esta es la clave de la planificación del menú: ahorrar tiempo a la vez que economizas preparando alimentos que estén en descuento! Así tus comidas siempre serán económicas

 

Esta será tu rutina de ahora en adelante: primero ojeas las ventas de los supermercados, farmacias y tiendas de descuento que frecuentas y luego creas tu menú de la semana.

DESARROLLAR LA ‘MALICIA’ DEL MENU SEMANAL

Una última idea al planificar tu menú es que veas cómo puedes seleccionar platos que te ayuden a adelantar el plato de otro día….me explico.

  • Ejemplo: el lunes voy a hacer arroz con habichuelas con tostones, pues al planificar me conviene hacer arroz frito el miércoles. ¿Por qué? Porque el lunes hago doble porción de arroz blanco y lo que hago es que uso una porción para el lunes y la otra la guardo bien en la nevera para tener adelantado el arroz blanco que usaré el  miércoles para hacer el arroz frito.

¿Viste? Como dice el dicho: “mato dos pájaros de un tiro”. Y en mi caso tres porque también hago doble porción de habichuelas y una parte la uso ese día y la otra la congelo para una ocasión futura. ¡Ñaca, ñaca, ñaca! (risa malévola) Tienes que desarrollar la ‘malicia’ de “matar dos o tres pájaros de un tiro”.

Bueno te dejo con esto por hoy. Revisa los pasos y comienza a ponerlos en acción. En las próximas semanas voy a darte ideas sobre cómo hacer la compra para ahorrar, cómo utilizar cupones y ofertas, y cómo cocinar por adelantado. Hay muchas estrategias aún por descubrir.

¿Alguna de ustedes planifica el menú ya? Cuéntanos qué te funciona y que no. ¿Que otras ideas tienes que nos puedan ayudar?