Mis hijos y su programa de tv: Cocina Calzada

video de Pablo haciendo salsa alfredo

Les confieso que antes cocinaba por sobrevivir. Hoy cocino por placer, por economía, para retarme y para comer más saludable y natural…aunque de vez en cuando hago recetas no tan saludables. Mi esposo dice que antes cocinaba, pero que ahora le pongo amor y dedicación a lo que preparo. Esto es 100% verdad.

En casa la comida juega un papel importante. A todos nos encanta comer bien, con buen sabor y con buena presentación. Mis niños han aprendido esto y lo reflejan en su manera de servirse la comida, en que les encanta cocinar conmigo (y verme cocinando), en que les gusta hacer la compra  y en lo mucho que disfrutan cuando estamos juntos comiendo en la mesa. A ellos les encanta que comamos juntos y  han aprendido  a poner la mesa muy bien.

Les doy libertad en la cocina y de vez en cuando les pido que se preparen sus propios almuerzos, desayunos o meriendas. Muchas veces se hacen platos fríos como sandwiches, cereales o yogur, pero otras veces quieren platos calientes como huevos fritos, huevos revueltos, sandwiches de salmón (sí, son exclusivitos ellos), tostadas o pasta. Yo los he animado a aprender a cocinar, así que cuando quieren algo caliente  dejo que lo hagan bajo mi supervisión.

En este video que les voy a presentar verán a mi hijo mayor preparando  salsa Alfredo hecha en casa para untarla en su pasta. Es uno de sus platos favoritos. Lucas, el menor, está grabando el ‘programa televisivo’ que ellos inventaron: Cocina Calzada. A cada rato juegan a que son chefs y nos hacen una demostración de sus talentos culinarios y televisivos. El video contiene bloopers (equivocaciones o metidas de pata) pero se los dejé porque son cómicos.

 

Además de ingenioso, ¿no es esto un informe oral? Pues sí. Él se preparó,  investigó cómo se hacía y explicó los pasos de esta receta. Lucas y él decidieron las partes técnicas de cuándo iban a grabar, dónde colocarse, qué decir. Toda actividad diaria conlleva aprendizaje, no tiene que ser aburrido o difícil para considerarlo aprendizaje. A veces nos equivocamos y pensamos: “no es aprendizaje si no está sentado, escribiendo o con un libro de frente”. Yo he experimentado que cuando más aprenden es cuando están trabajando un tema divertido, cuando leen  libros que a ellos les gusta  o preguntan sobre un tema de su interés. Hay que estar atentos a sus gustos y aprovecharlos para darle rienda suelta a su interés y al aprendizaje genuino y espontáneo. 

Sopa de Tortilla

 

La sopa de tortilla es una  receta muy especial para mi familia por lo que se ha convertido en parte esencial de nuestro menú. Es una receta fácil, ligera y nutritiva. Consiste de habichuelas negras, maíz y vegetales con un toque de queso rallado, tortillas trituradas y aguacate. Los que comen carne pueden añadirle pollo, si desean. Para hacerla más saludable, prefiero preparar el caldo de vegetales en casa y así evitar el consumo de sodio en exceso y los preservativos de los caldos comerciales. A mi familia le encanta que fría las tortillas en casa porque saben muy bien y le da el toquecito “homemade” que tanto les encanta. En la receta les estaré dando mis tips para que puedan tener un resultado exitoso.


Tiempo de preparación: 20 minutos / Tiempo de coción: 20 minutos / Servicios:8

Ingredientes:

  • 1 cebolla picadita
  • 4 dientes de ajo picaditos
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de polvo de chile (chili powder)
  • 1 cucharadita orégano seco
  • 2 ó 3 tomates picados (alternativa: 1 lata de 28 oz. de tomates crushed)
  • 32 oz. de caldo casero de vegetales (alternativa: 1 lata de 10.5 oz de caldo de vegetales o de pollo más 1 1/4 taza de agua)
  • 1 lata de maíz cocinado (yo los sofrío en una cucharada de mantequilla por 5 minutos)
  • 1 lata de 15 oz. de habichuelas negras (sin el caldo)
  • 1/4 taza de cilantro fresco
  • 5 ó 6 tortillas de harina (ver receta abajo. Alternativa: 1 bolsa de tortillas chips comerciales)
  • aguacate en rebanadas
  • queso rayado

Opcional: dos pechugas deshuesadas, cocinadas y cortadas en pedacitos (alternativa: 1 lata grande de pollo enlatado desmenuzado)


Procedimiento:

  • 1. En una olla mediana, calienta el aceite en fuego moderado. Sofríe la cebolla y el ajo en el aceite hasta que se pongan suave. Añade y revuelve el polvo de chile, orégano, los tomates y el caldo. Súbelo hasta hervir y luego cocínalo a fuego lento por 5 a 10 minutos.
  • 2. Mientras en una olla aparte, cuece el maiz a fuego lento en una cucharada de mantequilla derretida de 3 a 5 minutos.
  • 3. Añade el maíz, las habichuelas, el cilantro y el pollo (opcional) a la sopa. Déjalo cocinar a fuego lento por 10 minutos.
  • 4. Sirve la sopa en platos hondos individuales y para coronarla, ponle tortillas trituradas o en tiras, pedacitos o rodajas de aguacate y queso rayado.

Consejito: para que tenga una apariencia agradable, yo sirvo el plato hondo sobre un plato plano y en el mismo añado tortillas adicionales. ¡En mi casa disfrutan mucho que les sirva gourmet!

 


Caldo de vegetales hecho en casa

Esto es bien facilito. Durante la semana yo voy guardando en el congelador los desechos o sobras vegetales de los ingredientes que utilizo para cocinar. Los guardo en una bolsa grande con cierre hasta que la lleno. Una vez tengo la cantidad que necesito, los hiervo en agua en una olla grande y le echo sal a gusto. Luego cuelo el líquido y lo congelo hasta que lo necesite en alguna receta.


En cuanto a los vegetales que se deben usar, pues es bien sencillo. No se compliquen; usen lo que tienen a mano a diario. Yo utilizo la hoja de las mazorcas, la cáscara, tallos y desechos de la cebolla, pimientos, cebollines, tomates, lechugas, espinaca y recao, la cáscara de las papas y las yautías. Si hiervo papas, batatas u otros vegetales, también congelo este líquido porque le añade sabor al caldo de vegetales. ¡Esta es otra manera de reciclar y ahorrar!

Tortilla chips hechas en casa

Estas tortillas se pueden hacer de tortillas de maíz o de harina. Yo utilizo las mismas tortillas que se usan para hacer burritos, quesadillas o wraps. Para las tortillas de maíz, tomo de 5 a 6 tortillas, las pico en triángulos y las hecho a freír hasta que estén doraditas. Cuando las hago de harina, las corto en tiras largas y las hecho a freír.

Disfraza tu celular

Me encanta Cocinar, me encanta la Tecnología, me encanta el Internet, me gusta la Organización, no me gusta acumular Papel, no me gusta acumular Basura.

Estos gustos y ‘disgustos’ me llevaron a formular esta ecuación que generó un resultado que sorpresivamente cumple con mis gustos y evita los ‘disgustos’.

C + T + I + O – P – B = CDEZ

Para entender el resultado, tienes que entender el problema. El caso es que intento hacer recetas nuevas semanalmente y por esta razón necesito tener a mano mis ingredientes y la receta. Como todas las recetas provienen del internet, pues las marco como favoritas en mi celular para no tener que imprimirlas (recuerda Organizacion / no Papel / no Basura).  Esto de usar el celular a la hora de hacer mis recetas fue el factor clave para solucionar la fórmula de los gustos y ‘disgustos, pero a la vez  presentaba un problema:  ¿cómo utilizar mi celular mientras cocino sin dañarlo? El resultado de la experimentación dio como resultado la fórmula antes mencionada  CDEZ, siglas que se interpretan así:

Esto fue un experimento científico exitoso porque este disfraz lo protege de ser dañado por los ingredientes a la vez que me permite buscar la receta navegando el internet, tomar fotos, contestar llamadas y  escoger la canciones que quiero escuchar mientras cocino. La bolsita Ziploc es como su delantal. Así que mi celular y yo logramos mucho cuando nos ponemos nuestros delantales.

Los blogs se alimentan de comentarios y ¡qué triste se sienten cuando no los alimentan! Cuéntame qué inventos ha creado tu familia en tu hogar para solucionar problemas cotidianos.
 

Arroz Frito: Receta Aprobada para el Menú Familiar

Esta receta vino para quedarse. Es un éxito porque es una comida completa que no necesita acompañantes. Es facilito hacerlo y se cocina rápido…digo una vez tengas el arroz blanco hecho. Como a los nenes les gusta, aprovecho para que coman vegetales sin que se den cuenta ni les cause un trauma.

INGREDIENTES:

1-2 Cdas. aceite
2 Cdas. de cebolla picadita
1-2 dientes de ajo picaditos
1/2 taza de pimiento rojo picadito
1/4 taza de cebollines picaditos
3 Cdas. de salsa soya (aconsejo usar la que es libre de gluten y baja en sodio)
1 taza de germinados de habichuelas (bean sprouts)
2 huevos revueltos cocinados (revoltillo de huevo)
1/4 taza de cashew nuts en mitades

PROCEDIMIENTO:

  1. En un sartén grande o  wok, sofría  el ajo y la cebolla a fuego mediano en el aceite de su preferencia hasta que estén translúcidos.
  2. Añada el pimiento y los cebollines y sofría de 3-5 minutos más aproximadamente.
  3. Eche la salsa soya sobre los vegetales y seguido añada el arroz cocido. Con una espátula,  mezcle constantemente hasta que la salsa soya quede distribuida en el arroz y en los vegetales. (Que todo el arroz quedé del color de salsa soya.) Nota: Si cree que la cantidad de arroz es poco para su familia o quiere que sobre para el almuerzo de mañana, puede echarle más arroz pero le aconsejo hacerlo poco a poco. Si necesita más salsa soya, añada pero con moderación. Recuerde que los ingredientes que faltan le van a añadir volumen.
  4. Añada el revoltillo, los cashew nuts y los germinados de habichuela. Siga mezclando hasta que quede distribuido uniformemente.
¡Ta rááán! He aquí mi arroz frito. Me quedó lindo, ¿verdad?

El arroz frito es bien versátil porque los carnívoros pueden añadirle carne, los vegetarianos pueden añadirle tofú y vegetales adicionales,  y los que les gusta todo pues…tienen espacio para crear.

Mi esposo no cambia este arroz por el de los restaurantes. La primera vez que lo hice quedó encantado y me dijo que lo podía repetir cuando quisiera. Viniendo de este ‘catador de comida aficionado’ para mí esto fue más que un alago, fue un reto para experimentar con la receta. Así que lo he hecho con mini camarones y pedacitos de piña y queda ¡hummmm! riquísimo. Esas piñas calientitas son exquisitas. De pensarlo se me hace la boca agua.

Hoy lo acompañé con tofú con salsa teriyaki hecha en casa. ¡No digan que no les gusta el tofú sin haberlo probado! Yo sé que eso de tofú suena raro, pero denle una oportunidad  y me darán la razón. La semana entrante publicaré la receta, así que pendiente.

Granola: receta aprobada para el menu familiar

Granola hecho en casa

A petición de varias lectoras  les comparto la receta de granola para que acompañen su yogur hecho en casa.  Yo hago esta receta semanalmente porque me encanta comer yogur con granola y miel.

Como siempre digo, los alimentos hechos en casa son más saludables porque evitamos añadirle preservativos, colorantes y, además, podemos añadirle más o menos de los ingredientes que deseemos. Este es el caso de la granola. La puedes hacer simple o le puedes echar todos los extras que quieras. A veces la hago simple, a veces le añado semillas de girasol solamente, pero en otras ocasiones la hago con todos los “powers”…o sea con una mezcla de semillas y nueces.

Les comparto la receta simple y de aquí pueden añadir los ingredientes que te gusten.

GRANOLA

  • 3 tazas de avena seca (original, no instantánea)
  • 1/2 taza de mantequilla
  • 1/2 taza de miel
  • 1/4 cdta. de sal
  • nueces y semillas (opcional)

Primero derrite la mantequilla a fuego mediano en una olla pequeña. Añade la miel y la sal y caliente la mantequilla brevemente. Apaga el fuego y añade la avena y el gérmen de trigo (“wheat germ”). En este momento puede añadirle las nueces o semillas que te gusten. No eches en exceso para que la miel te rinda) Mezcla. Coloca la mezcla en una bandeja para hornear. Esparza la mezcla a lo largo y ancho de la bandeja de forma pareja y hornea a 375 grados por 12 minutos. Debe  tener un color dorado al hacerse. Cuando se cumplen los 12 minutos, yo apago el horno y dejo la bandeja dentro del horno para que termine de tostarse. Esto dependerá de tu horno, así que debes ir probando para ver cómo te gusta más. Luego  remueve la bandeja del horno y deja que se enfríe. Yo lo guardo en bolsitas Ziploc o en un envase de cristal.

Tip: para ahorrar tiempo en la cocina, siempre hago el doble de la receta y así tengo granola por más tiempo sin tener que hacerlo dos veces en la misma semana. Si no utilizas las granola tan a menudo, puedes guardarla en la nevera y te durará más.

¡Que lo disfrutes!

Si haces la receta, enviame fotos para publicarlas junto al artículo. Cuéntame cómo te fue.