Granola: receta aprobada para el menu familiar

Granola hecho en casa

A petición de varias lectoras  les comparto la receta de granola para que acompañen su yogur hecho en casa.  Yo hago esta receta semanalmente porque me encanta comer yogur con granola y miel.

Como siempre digo, los alimentos hechos en casa son más saludables porque evitamos añadirle preservativos, colorantes y, además, podemos añadirle más o menos de los ingredientes que deseemos. Este es el caso de la granola. La puedes hacer simple o le puedes echar todos los extras que quieras. A veces la hago simple, a veces le añado semillas de girasol solamente, pero en otras ocasiones la hago con todos los “powers”…o sea con una mezcla de semillas y nueces.

Les comparto la receta simple y de aquí pueden añadir los ingredientes que te gusten.

GRANOLA

  • 3 tazas de avena seca (original, no instantánea)
  • 1/2 taza de mantequilla
  • 1/2 taza de miel
  • 1/4 cdta. de sal
  • nueces y semillas (opcional)

Primero derrite la mantequilla a fuego mediano en una olla pequeña. Añade la miel y la sal y caliente la mantequilla brevemente. Apaga el fuego y añade la avena y el gérmen de trigo (“wheat germ”). En este momento puede añadirle las nueces o semillas que te gusten. No eches en exceso para que la miel te rinda) Mezcla. Coloca la mezcla en una bandeja para hornear. Esparza la mezcla a lo largo y ancho de la bandeja de forma pareja y hornea a 375 grados por 12 minutos. Debe  tener un color dorado al hacerse. Cuando se cumplen los 12 minutos, yo apago el horno y dejo la bandeja dentro del horno para que termine de tostarse. Esto dependerá de tu horno, así que debes ir probando para ver cómo te gusta más. Luego  remueve la bandeja del horno y deja que se enfríe. Yo lo guardo en bolsitas Ziploc o en un envase de cristal.

Tip: para ahorrar tiempo en la cocina, siempre hago el doble de la receta y así tengo granola por más tiempo sin tener que hacerlo dos veces en la misma semana. Si no utilizas las granola tan a menudo, puedes guardarla en la nevera y te durará más.

¡Que lo disfrutes!

Si haces la receta, enviame fotos para publicarlas junto al artículo. Cuéntame cómo te fue.

 

Homeschooling: currículos de matemáticas

Visita la página de facebook de TCHERs para que te enteres de qué  currículos de matemáticas recomiendan los padres homeschoolers y para que añadas el tuyo.

Este es buen tiempo para ir examinando qué material van a utilizar nuestros hijos el próximo año. Así tenemos suficiente tiempo de investigar costos, enfoque del currículo, recomendaciones y los pro y contras. Cuando voy a examinar material, mi primera parada es en  christianbook.com porque tienen una sección de currículos y materiales para los educadores en casa. Encuentro que los precios son mucho más baratos que otros portales e inclusive que los mismos publicadores de los libros. Lo más que me gusta es que todos los libros tienen ‘vista previa’ (“preview”) donde puedes ver una porción del libro y examinar si es el adecuado para tus hijos sin tener que comprarlo. Eso me ha ayudado muchísimo a decidir el material que uso con mis nenes. También tienen una sección de libros en español, venden manipulativos y son bien rápidos en el envio.

Yo he estado usando Horizons Math con mis nenes y este sistema les ha funcionado mucho. Encuentro que el libro es más avanzado que las matemáticas que se enseñan en Puerto Rico. Así que mi nene que está en primer grado, usa el libro de kinder y el que está en tercero usa el libro de segundo.  Les aconsejo ver el material para ubicar a sus hijos.

Cada nivel tiene dos cuadernos de trabajo de 80 lecciones cada uno. También utiliza el manual del maestro el cual sinceramente nunca he usado,  pero dicen que es muy bueno. Se pueden integrar manipulativos que tengan alrededor de la casa. Cada lección contiene diferentes conceptos de las matemáticas, no sólo uno. Esto lo hace variado y no tan aburrido como cuando sólo se concentran en un sólo concepto. Se introduce cada tema de una forma sencilla y se repite el tema en varias lecciones añadiéndole dificultad poco a poco hasta que el estudiante lo domina.   El libro incluye un examen cada 10 lecciones. Yo no utilizo  exámenes normalmente,  pero les doy éstos  para retarlos y prepararlos para tomar pruebas. Los libros son coloridos y atractivos y nos han funcionado muy bien.

No soy auspiciadora ni recibo ganancia por la recomendación de estos libros ni de  christianbook.com. Esta es mi recomendación personal porque éstos me ayudan a tener un homeschooling más efectivo.

Si mi artículo te gustó y te ayudó, escríbeme un comentario y compártelo con tus amistades. ¡Me encanta leer sus comentarios!

Mayra

Corazoncitos para mis nenes

Sinceramente en casa nunca nos hemos afanado por comprar regalos expresamente para el Día de San Valentín, pero sí aprovechamos para una vez más expresarnos cariño y decirnos cuánto nos queremos unos a los otros.

Así que ese día es de detalles pequeños y sencillos como los pancakes en forma de corazón que les serví de desayuno y que tanto les gustaron.

Otra cosa especial que sí nos gusta es hacer manualidades. Este año seguimos el consejo de la página de Facebook de  Bright Parents y le escribimos cartas de amor a nuestros familiares y amigos y se las enviamos  por correo regular. Pasamos un buen rato recortando, creando y escribiendo. Todavía nos faltan dos o tres por enviar. Es un detalle bonito cuando alguien separa un ratito de su cargada agenda para escribirnos una nota. Y tan chévere que es recibirla por correo.

Que disfruten este día. Aprovechen para expresarle a sus familiares y amigos cuánto los quieren y aprecian.

¡Cómo duele cuando te pulen con una esponja de brillo!

Mi esposo y yo somos fanáticos del popcorn  hecho en casa. Todo el que nos conoce sabe de nuestro BT/PC nocturno  (esa es nuestra clave para referirnos a ese ritual).Teníamos una olla especial  para prepararlo, pero se dañó y mi esposo se apoderó de una olla de nuestro juego regular y la designó para este propósito.  El detalle es, y nos  llamarán raros, que esta  olla sólo se limpiaba ligeramente y no a fondo ni diariamente. La dejábamos en la estufa lista para la próxima tanda. No se preocupen…estamos saludables y no hemos mutado por esto.

Se podrán imaginar que la condición de esta olla no era muy estética. Manchas amarillas, negras y marrones por el exterior. El fondo interno  tenía una capa  de manchas negras duras. La escondía cuando alguien nos visitaba, claro está. ¡Que malo que nunca le tomé fotos!

En estas navidades nos regalaron una popconera exactamente igual  a la que teníamos y estamos contentos y limpiándola todos los días. Pueden dejar de preocuparse por nosotros. La olla manchada y estropeada quedó inservible porque  ya no la necesitábamos para el popcorn y tampoco servía para cocinar. ¡La pobre! Decidí entonces dedicarle tiempo para ponerla brillosa y útil nuevamente.

Así que mientras mis hijos jugaban con la nieve  frente al edificio, yo no tenía más que hacer que sentarme en la ventana de enfrente a ‘velarlos’ porque es una calle principal donde pasa mucha gente y carros y no me siento tranquila dejándolos sin echarle un ojo. Siempre que deciden bajar, hago tareas pasivas sentada frente a la ventana como pagar las cuentas, archivar las facturas, hacer la lista de la compra y contestar e-mails.  Pero esta vez decidí  limpiar mi olla.

Con toda calma y paciencia me senté, preparé el área y comencé. Ya la había remojado en agua y jabón para ‘ablandar’ el sucio. Así que con una esponja de brillo

comencé limpiándola por dentro que es donde peor estaba. Con un poco de dificultad y fuerza comencé a sacar manchas y comencé a descubrir el color plateado de la olla. Seguí y seguí sin parar y pude sacarle bastante. Pero ya la esponja no era efectiva. Tuve que comenzar a raspar  con un cuchillo. Poco a poco las manchas comenzaron a descascararse. Eran manchas tan difíciles que requerían de toda fuerza, maña y herramientas…pero al fin lo logré y pude ver el fondo brilloso de mi olla. ¡Quedó como nueva por dentro! Entonces hice lo mismo con el exterior.   Aunque no está libre de manchas completamente,  la olla está presentable, brillosa y la puedo usar. Ahora es útil en mi cocina y la lavo a menudo con la esponja de brillo para seguirle sacando manchitas y mantenerla bonita.

Mientras restregaba la olla me vino a la mente que el Señor nos ‘brilla’ de igual manera. Tenemos muchas manchas en nuestra vida, corazón y actitudes, pero Dios nos va sacando las manchitas poco a poco. A veces  usa sólo una esponja de brillo, pero hay ocasiones en que tiene que usar una herramienta punzante que descascare las manchas poco a poco. ¡Cómo duele cuando nos están restregando! Pero,  ¡qué privilegio que el Señor se preocupe en trabajar con nosotros y en sacarnos lustre! En fin, nos está puliendo cada vez más y utilizando estos momentos difíciles para que crezcamos y para beneficiar a otros. ¡Vale la pena una restregadita con una  esponjita Brillo de vez en cuando!

Trazar tus metas (parte 2)

Esta publicación es parte de una serie de artículos. Te recomiendo leer Trazar tus metas (parte 1) si no lo haz hecho para que este artículo te sea más útil y te haga sentido.

¡Bueno, ya volví para revisar tu trabajo! ¿Trabajaste en tu borrador? ¿Ya pudiste determinar tus metas realistas? Me imagino que tuviste que eliminar, decidir, borrar, añadir de aquí y de allá. ¡Qué bueno porque eso es lo que quería! Ese ejercicio de determinar tus metas realistas te va a ayudar muchísimo a trazar las acciones que tienes que tomar para comenzar a trabajar en tu futuro y presente. Quizás este ejercicio fue un poco tedioso, pero con él te das cuenta que a veces las cosas no son tan fáciles o tan difíciles como uno se las imagina.

¿QUÉ QUIERES HACER DE AQUÍ A 10 AÑOS?

Pues a mí me funcionó el trazarme las metas a 10 años y con ese objetivo es el que trabajaremos aquí. Un día me pregunté: “¿Qué quisiera lograr de aquí a 10 años?” ¡Lo primero que me vino a la mente y que me espantó fue darme cuenta que en 10 años mi hijo mayor va a tener 18 y el menor 16! Para ese entonces ya ellos estarán de camino a la universidad si es que ya no lo están. ¡Wow en sólo 10 años! No sé si se han dado cuenta, pero 10 años pasan volando. Así que lo primero que hice fue determinar qué tengo que hacer y que ellos necesitan desarrollar para que estén preparados para tomar esa decisión.  Recuerden que educo a mis hijos en el hogar y, además de la dirección que debo darle como madre, soy la responsable de planificar su educación. Sabrán que  me entró un ‘frío olímpico’ (como decidimos en Puerto Rico), o sea, que me entró un sustito increíble al darme cuenta del “poco” tiempo que falta para esto. Así que la primera meta que trabajé fue le educación de los nenes en lo académico, vida cristiana y en las  actitudes que quiero que desarrollen.

Luego de planificar le educación de mis hijos, me di cuenta de la edad que yo voy a tener de aquí a allá. ¡Ahem! ¡Voy a estar más entradita en edad así que decidí que quiero madurar con gracia! Quisiera gozar de buena salud, condición física y cuidar mi apariencia. Así que corrí a escribir mis metas en esta categoría. Y esto no es algo que hago vanidosamente para mí sino también para mi esposo y  para mis hijos. Es sabio cuidar de nuestra salud y condición física para sentirnos bien y poder funcionar bien. Pero todo en balance y poniéndo al Señor en primer lugar en nuestras vidas. Como dice en Proverbios 31:30 Engañosa es la gracia y vana la belleza, pero la mujer que teme al Señor, ésa será alabada. También debemos tener en cuenta que es un privilegio que el Señor nos deje gozar de las diferentes etapas de la vida sin menospreciar ninguna de ellas. Esto aplica a hombres tanto como a mujeres. Nuestra autoestima viene de nuestra relación y posición con Dios, no de cuántas arrugas tengo o escondo.

EL ASPECTO ECONÓMICO.

Igual que planifiqué estas dos categorías, así seguí con las demás y noté que las finanzas son clave en todo esto porque casi todas las categorías impactan la parte económica. Entonces tenemos que planificar bien el lado económico para poder trabajar nuestras metas. Y estas metas deben ser realistas basándonos en nuestra situación actual.  Esto es lógico, pero a veces no lo vemos tan claro en la práctica, lo hacemos al revés, y entonces caemos en deudas que no nos dejan lograr lo que realmente queremos.  Si queremos tener ahorros, no podemos derrochar el dinero en las otras categorías. Hay que llegar a un balance.

SÉ CONCRETO Y ESPECÍFICO.

Es bien importante que escojas metas concretas y que se puedan medir. Sé específico.  Por ejemplo, no es fácil medir ‘Leer muchos libros en 10 años’, pero sí ‘Leer tres libros al año‘. Otro ejemplo: ‘En diez años quiero rebajar’. Es más certero decir: ‘En 10 años quiero perder 50 libras o pesar 120 libras’. Con metas específicas es más fácil trabajar y planificar. Además, puedes medir tu avance para corregir el curso que llevas o continuar con él. Recuerda que tu meta es de aquí a 10 años, si eres específico puedes dividir tu meta entre los años en que te propusiste cumplirla. Por ejemplo, quieres rebajar 50 libras en 10 años, pues puedes planificar 5 libras por año. Pero este tema lo voy a tratar en la próxima parte.

Hasta ahora tenemos:

  1. Escoger las categorías que queremos trabajar y establecer tus metas.
  2. Elegir el plazo en que queremos cumplirlas. En este ejercicio lo hicimos a 10 años, pero esto puede variar de persona a persona. De hecho, los pasos 1 y 2 pueden hacerse a la vez. Así lo hice yo.
  3. Trabajar metas realistas tomando en cuenta nuestra situación económica actual.
  4. Sé específico al escribir las metas. Esto te ayudará a planificarlo eficientemente.

Sigue refinando tu borrador siguiendo estos pasos y en la próxima parte vamos a ver con ejemplos cómo hacer un plan de acción para trabajar en el presente las metas futuras.

Si haz disfrutado de este artículo y de este blog, subscríbete y compártelo con tus conocidos.