Cómo planificar tu menu semanal y ahorrar.

La semana pasada te escribí sobre los beneficios de planificar el menú. Hoy te presento los pasos que debes seguir para poner en acción la planificación de tu menú semanal.

PASO 1   PREPARA LA LISTA DE COMIDAS

Haz una lista de las comidas que cocinas normalmente. Incluye todos los platos que confeccionas desde los más simples hasta los más complicados. Esta lista será tu ‘centro de mando’ porque vas a referirte a ella cuando te sientes a planificar el menú semanalmente. Por esto debes tenerla accesible ya sea en un simple papel pegado en la nevera, en tu computadora o en tu celular.

En lo que te acostumbras al sistema, te aconsejo que comiences a planificar sólo las cenas y luego añadas los almuerzos y desayunos. Recuerda que  la intención es ayudarte a simplificar tu vida, no complicártela.  Así que comienza poco a poco…da pasos de bebé.

Yo lo guardo en mi celular porque así la tengo disponible cuando voy  al supermercado y para simplemente planificar mi menú  en cualquier minutito que tenga disponible mientras hago diligencias.

PASO 2    SELECCIONA LOS PLATOS QUE VAS A COCINAR

Siéntate cómodamente y selecciona los platos que vas a cocinar en la semana. Esto es fácil: de la ‘lista maestra’ de comidas que escribiste en el paso 1, escoge un plato para cada día. Pero espera…hay dos maneras de hacerlo cuando estás comenzando.

    1. Si leíste estos artículos sobre la planificación del menú semanal y te animaste a comenzar hoy pero ya hiciste la compra, escoge los platos basándote en lo que tienes en la alacena y en la nevera. Mientras te dure esta compra,  no incluyas platos que te hagan ir a comprar artículos adicionales. Así aprovechas al máximo los ingredientes que tienes a mano. Continúa así hasta que se acabe la compra. Luego la manera en que lo harás será siguiendo lo que te aconsejo en este próximo punto.

 

  • Si no haz hecho la compra, esto es lo que harás de ahora en adelante. Antes de seleccionar los platos que vas a cocinar, ojea los especiales de los supermercados y entonces escoge lo que vas a cocinar basándote en los artículos que estén en venta. ¡Esta es la clave de la planificación del menú: ahorrar tiempo a la vez que economizas preparando alimentos que estén en descuento! Así tus comidas siempre serán económicas

 

Esta será tu rutina de ahora en adelante: primero ojeas las ventas de los supermercados, farmacias y tiendas de descuento que frecuentas y luego creas tu menú de la semana.

DESARROLLAR LA ‘MALICIA’ DEL MENU SEMANAL

Una última idea al planificar tu menú es que veas cómo puedes seleccionar platos que te ayuden a adelantar el plato de otro día….me explico.

  • Ejemplo: el lunes voy a hacer arroz con habichuelas con tostones, pues al planificar me conviene hacer arroz frito el miércoles. ¿Por qué? Porque el lunes hago doble porción de arroz blanco y lo que hago es que uso una porción para el lunes y la otra la guardo bien en la nevera para tener adelantado el arroz blanco que usaré el  miércoles para hacer el arroz frito.

¿Viste? Como dice el dicho: “mato dos pájaros de un tiro”. Y en mi caso tres porque también hago doble porción de habichuelas y una parte la uso ese día y la otra la congelo para una ocasión futura. ¡Ñaca, ñaca, ñaca! (risa malévola) Tienes que desarrollar la ‘malicia’ de “matar dos o tres pájaros de un tiro”.

Bueno te dejo con esto por hoy. Revisa los pasos y comienza a ponerlos en acción. En las próximas semanas voy a darte ideas sobre cómo hacer la compra para ahorrar, cómo utilizar cupones y ofertas, y cómo cocinar por adelantado. Hay muchas estrategias aún por descubrir.

¿Alguna de ustedes planifica el menú ya? Cuéntanos qué te funciona y que no. ¿Que otras ideas tienes que nos puedan ayudar?

Reflexiones: Más que amigas…hermanas.

Hoy estaba pensando en varias amigas que tengo que me hacen entender mejor el significado de Proverbios 18:24: hay amigo más unido que un hermano.  Es una realidad que Dios me ha dado el privilegio de gozar y que pienso que todos debemos tener.

Con estas amistades me siento como en casa, puedo ser yo sin reservas y sin miedo a ser criticada. No importa cuán lejos de ellas esté o hace cuánto tiempo no nos veamos, cuando nos comunicamos es como si nunca nos hubiéramos separado. Siempre estamos ahí una para la otra.

Son gente con la cual puedo hablar de cualquier tema desde el más bobo hasta el más profundo. Con ellas converso, lloro, pataleo, me desahogo y reímos hasta que nos duele la panza.  Las experiencias de nuestras vidas, sean positivas o negativas, no las miden o enjuician como un fracaso o éxito, sino como oportunidades para crecer…como experiencias de la vida normal que son necesarias para seguir mejorando.

Puede ser que alguna de ellas sea un cuadrado, yo un círculo y la otra un óvalo en cuanto a nuestras personalidades y estilos de vida. Cada una, al fin y al cabo es una forma geométrica pero con funciones diferentes…y aún así nos entendemos. Ninguna lo hace peor o mejor, sólo diferente.

Lo mejor de todo y creo que es la base de lo bien que nos llevamos, es que  nos preocupamos sobre cómo cada una está en su andar con  el Señor y esto es  parte de nuestras conversaciones a veces….muchas veces….cuando sea necesario…o constantemente. Nos animamos, nos enseñamos, nos ‘pre’ regañamos y nos consolamos con una naturalidad de más que una amiga…de una hermana.

Join us for Gratituesday at Heavenly Homemakers!

SALSA ALFREDO HECHA EN CASA

video de Pablo haciendo salsa alfredo

 

Aquí les va la receta de salsa alfredo hecha en casa que mis nenes hicieron en la Cocina Calzada. Varios lectores la pidieron y aquí está.

INGREDIENTES:

  • 1/4 taza de crema espesa
  • 2 Cdas. de mantequilla
  • 1 – 2 dientes de ajo
  • 1/2 taza de queso parmesano
  • 3 ramitas de perejil (yo usé 1 Cda. de perejil seco)
  • sal y pimienta a gusto

PROCEDIMIENTO:

  1. Añade todos los ingredientes en un procesador de alimentos. (Yo lo hago en mi Magic Bullet, pero me imagino que funcionará igual en un procesador de alimentos.) Mezcle todos los ingredientes hasta que queden bien picaditos y con una consistencia suave.
  2. Echa los ingredientes en un recipiente seguro para el microondas y cocínalos de 1 a 2 minutos en una temperatura alta hasta que la salsa se haya calentado completamente
  3. Vuelve a mezclar la salsa en el procesador de alimentos y sirve sobre pasta caliente.

Esta receta rinde para una buena una porción de pasta, o sea la porción que mis dos hijos comieron en el video.  Duplíca  o triplíca los ingredientes según aumentes las porciones.

Nos gusta la textura y el sabor de la salsa Alfredo hecha en casa vs. la comprada en el supermercado. Es más auténtica y rica en sabor.

¡Buen provecho!

Camarones en salsa de mangó

El domingo pasado sorprendí a Manuel con unos camarones en salsa de mangó con spaghetti en salsa Alfredo. ¡Se quedó boquiabierto de lo bueno que quedaron!

Siempre me ha gustado la combinación del mangó en las comidas. Es deliciosa la combinación de sabores dulces y salados en la comida. ¡Humm! ¡Qué rico!

Aquí les comparto la receta que adapté del portal de Cielito Rosado:

INGREDIENTES


 

¼ taza aceite de oliva
2 lbs. camarones medianos, limpios y adobados con 2 cditas. sal, 2 cditas. ajo, 2 cdas. aceite de oliva
½ taza harina de trigo
½ taza cebolla picadita
½ taza c/u pimiento verde y rojo picadito
2 cditas. ajo triturado
2 cdas. cilantrillo picadito
½ taza jugo de mango (este lo hice con poniéndo la pulpa de un mangó en la batidora)
½ taza mango maduro picadito

PROCEDIMIENTO


Limpia los camarones, adoba y deja aparte.
Pasa los camarones por harina de trigo.

Yo los hice más empanados que lo que recomienda la receta. Así que pueden variar según gusten echándole más o menos harina de trigo.

En una sartén mediana echa el aceite de oliva. Echa los camarones en porciones pequeñas hasta que queden doraditos, y repite el procedimiento hasta terminar y deja aparte.

En la misma sartén echa un chorrito de aceite de oliva, calienta y echa la cebolla, pimientos, ajo y saltéa a temperatura mediana por 2 a 3 minutos.

Añade el jugo de mangó reducido, los mangoes picaditos, los camarones, cilantrillo y sirve inmediatamente. Yo los acompañe con pasta en salsa alfredo hecha en casa.

¡Buen provecho!

Varios lectores me pidieron la receta de la salsa alfredo hecha en casa que los nenes hicieron en la Cocina Calzada. Estén pendientes que mañana la publico.

¡Qué calientito! ¡Está a 45°F!

Nunca en mi vida pensé que mi boca pudiera pronunciar: “¡Gracias  Dios que está a 45°!”  Los que me conocen saben que soy bien friolenta (¿o friorápida?) y no soporto el frío.   Si cuando estaba en Puerto Rico y bajaba a 80°F, ¡me ponía abriguito! Es increíble cómo en menos de un año mi cuerpo se ha adaptado al frío y cualquier aumento en la temperatura alivia y se siente “más caliente”.

Ayer estaba a 45° y estaba celebrando, ¡imagínense cómo me siento hoy que llegó a 62°!  Olvídate, me creo que estoy en verano.  Pero sí, qué bueno que ya el sol va calentando, los días son más largos y puedo salir sin estar envuelta como un pastel puertorriqueño en plena navidad. Desde la semana pasada comenzamos a ir al parque más seguidito…. ya entiendo cómo se sienten los osos después de hibernar…aunque no con tantas libras.

Ya los nenes pudieron apreciar los cambios de las estaciones y entenderlo ‘en vivo y a todo color’. Pudieron experimentar el calor intenso en el verano, las hojas cayendo y el fresco del otoño, el frío constante y la nieve del invierno, y ahora la brisa  cálida y los colores de la primavera. Ha sido una buena experiencia porque no es lo mismo verlo en los libros y fotos que experimentarlo en persona.

Esperen a que llegue la primavera en pleno que ahí sí que voy a poner el grito en el cielo de la alegría inmensa que voy a sentir. El chiste es que ya hay gente con pantalones cortos y todo. Yo no llego a eso. Sí les puedo decir, que luego de haber experimentando las estaciones, mi favorita es la primavera y el verano, aunque me disfruté la nieve y el patinar en el hielo.

Sueño con salir sin abrigo y usar camisas de manga corta. ¡Eso está a la vuelta de la esquina!