¡Es mi smoothie verde! Aunque lo estén dudando, el smoothie verde tiene un sabor dulce y refrescante aún cuando contiene espinaca, vegetales y ajo….sí, ajo.

Hace  seis años llevamos una dieta más natural y vegetariana. Paulatinamente hemos  reemplazado las carnes y los alimentos procesados por alimentos frescos o hechos en casa.  Buscamos y experimentamos nuevas recetas y alimentos para buscar nuevos sabores que complazcan nuestro paladar. No somos vegetarianos extremos, sino que tratamos de comer lo más natural que podamos, aunque hacemos nuestras excepciones de vez en cuando.

Mi meta personal, no la del resto de mi familia, es aumentar el consumo de alimentos crudos. Me imagino que se preguntaron: “¿uy, que es eso?”. Es consumir los vegetales frescos sin cocinarlos, tal y como los compramos en el mercado, porque las enzimas y nutrientes de cada uno de ellos se mantienen intactos y podemos gozar mejor de sus beneficios de esa manera. Hace más de un año comencé…aunque  he tenido mis altas y bajas, pero sigo en la carrera. De verdad que los disfruto un montón y cada vez me gustan más. Un día les cuento más sobre esto del crudismo.

Uno de los inventos crudistas que más me gusta son los smoothies (batidas o licuados)  que  pueden ser de  frutas, vegetales o una combinación de ambos. Mi más reciente adquisición es el smoothie verde y los invito a probarlo. Sabe mucho a fruta y poco a vegetales, así que se pueden tomar más contentos esta fuente de nutrientes y vitaminas.

Esta es mi versión casera  del smoothie verde de la marca Bolthouse Farms. Ahora ya no lo tengo que comprar, sino que lo hago cuando quiero.

  • 1/2 piña
  • 1 guineo
  • 1 mangó
  • 3 manzanas verdes
  • 1 kiwi
  • 1/2 taza de espinacas frescas
  • 1/2 taza de brécol
  • 1 diente de ajo
  • 1 taza de té verde
  • 1 cucharada de jugo de limón

Procedimiento

  • Quita todas las cáscaras de las frutas (excepto de las manzanas) y échalas en la licuadora junto a los vegetales y el resto de los ingredientes. Hazlo batir hasta que los vegetales queden bien triturados. En una máquina Vitamix quedaría perfecta, pero como no tengo una la tengo en mi “wish list” y ¡espero que mi esposito lea este blog! ¡ja, ja! Mientras la Vitamix llega….sigo utilizando mi batidora regular.

Frutas y vegetales frescos

 

  • Una vez lista transfiero el contenido a una botella de 32 onzas con la ayuda de un embudo. Luego lo pongo en la nevera a enfriar y listo.

Mi obra de arte: ‘Verde que te quiero verde

 

A Lucas le gustó.

 

Les confieso que lo más difícil que se me hizo al hacer este smoothie fue que por primera vez tuve que c o m p r a r un mangó. Nunca en mi vida había gastado ni un centavo en un mangó porque en mi islita siempre conseguía algún familiar o vecino que me daba. Pero los mejores son los de  casa de mis suegros, esos no tienen comparación. Así que tuve que armarme de valor y comprarlos sin pensarlo mucho porque sino lloraba recordando esos mangós  que disfrutaba sin pagar un centavo.

Luego del pasar el trauma del mangó, me disfruté lo rico y saludable del smoothie.

http://estilofamiliar.com/2011/03/2898.html

Teleconferencia gratis: Educar en casa y correr un negocio familiar

Como todos los meses Homefire presenta una teleconferencia gratuita dirigida a la comunidad homeschooler. Yo he participado de varias y siempre disfruto de los invitados y aprendo algo nuevo.

En la teleconferencia de febrero conocimos a una ex homeschooler que actualmente es abogada y se dedica a trabajar con las Comunidades que Comparten. Un concepto muy interesante que muestra que hay un grupo grande de la comunidad que están compartiendo con la comunidad sus bienes personales.  Están volviendo a ‘pedir prestado al vecino’ como se acostumbraba en antaño.  Su trasfondo como homeschooler la abrió las puertas a trabajar en proyectos comunitarios en el extranjero donde  vivió de primera mano esta experiencia. En Estados Unidos ha podido practicar este concepto con familiares y vecinos y los resultados han sido excelentes porque han hecho acuerdos desde el inicio. Su libro “>Sharing Solution: How to Save Money, Simplify Your Life , expone sus ideas.

No te pierdas la próxima teleconferencia que será el jueves 24 de marzo y el tema es super interesante: Educar en casa y correr un negocio familiar con Mary, Michael y Leppert, publicadores de HomeschoolMagazine.com. Ya yo me anoté, hazlo tu aquí.

Quiero aclarar que no soy promotora de esta teleconferencia ni recibo ninguna ganancia de ella, sólo la promuevo porque sé que pueden sacarle provecho y personalmente creo es importante  mantenerse informado y aprender de otros. Disfrútala y compártelo con tus colegas homeschoolers.

¿Y qué hago con el rebolú de los nenes?

Me imagino que tu casa, al igual que la mía, siempre está reluciente y super organizada. Los nenes siempre dejan todos sus juguetes y materiales organizados. Sus camas se  mantienen eternamente recogidas. Las crayolas están organizaditas y los papeles debidamente archivados.

¿Qué bien suena ese párrafo, verdad? ¡No cuesta nada soñar con tener una casa recogida y nítida 24 /7! Pienso que si este párrafo fuera verdad, la casa sería demasiado perfecta e impersonal y los nenes serían como robots. Si todo estuviera recogido a la perfección no tendríamos excusa de tomar unas vacacioncitas de vez en cuando porque nuestra casa sería como un hotel.

Lo bueno es que hay esperanza de tener organización aún con todos los materiales volando de aquí para allá en la casa. Para eso se inventaron las canastas, cajas y gavetas. Esa ha sido mi solución para que el desorden se  ¡esconda! digo, se ordene de un manera práctica, fácil y accesible.

Gavetas plásticas para los juguetes

y para los materiales de arte. Cabe justo en el espacio detrás de la puerta del cuarto. O sea que no se ve.

Caja de zapatos extra larga para los carritos. La esconden debajo de la cama.

 

Cajas de tela para peluches y juguetes pequeños. El espacio debajo de la cama es un espacio perdido que debemos aprovechar.

 

Canasta metálica para los artículos deportivos.

   

Zapatera detrás de la puerta del closet. Esconder organizadamente es clave para resolver el desorden.

 
 

Estas pequeñas canastas son nuestra central de homeschooling. Aquí coloco los libros que van a utilizar en la semana. Así cada uno busca su canasta en la mañana y sabe qué libro buscar. 

  

Gracias a titi Pamari que le regalo este kit de arte. Ya lleva con nosotros dos meses y sigue recogido aún cuando lo usa casi a diario. Como me gusta…un lugar para cada cosa.

 ¿Y qué de esos Legos y juguetitos minúsculos que nos atormentan? Esto lo resolvimos guardándolos en envases grandes de 32 oz. como los de yogur….claro, ¡los que compraba antes de hacer el yogur en casa!

  

Guardo sus trabajos y exámenes por tema en una carpeta plástica estilo acordeón…sencillo, fácil de guardar, protege los documentos y es práctica. 

 

Las carpetas resuelven el dilema de los documentos. Aqui guardo un escogido de los mejores dibujos en orden cronológico así ellos ven cómo han mejorado sus destrezas. Escojo los mejores que han hecho o los que muestran cambios en técnicas, temas o madurez en su habilidad. También al final del semestre hago su portafolio educativo y los guardo en carpetas. Estas no ocupan mucho espacio y son perfectas para sentarnos a ver su progreso.

Espero que este  artículo fotográfico les ayude a organizar los materiales. Todas estas ideas darán mayor beneficio si las aprovechas para inculcarles hábitos de organización a tus hijos diariamente. Cada vez que terminen de colorear, que guarden las crayolas; si llegan de la práctica de pelota, que organicen los artículos en su canasta; si terminaron escuela, que devuelvan los libros a su lugar, etc. Esto los acostumbrará a que esta conducta pase a ser algo natural en ellos. El ser organizado, además de ayudar a mamá, los dirige a tener orden y planificar….física como mentalmente y les ayuda a ser más rápidos y eficientes en su diario vivir. Son cosas pequeñas, pero que tienen grandes repercusiones en su desarrollo y vida de adulto.

Mientras nuestros hijos estén en casa inculquémosle organización, limpieza y hábitos, pero sin perder de perspectiva que cuando ya no estén en casa vamos a extrañar esos regueritos. Mientras lo escribo…me lo voy diciendo a mí misma…

(Eso sí que es recalcar: me (en referencia a mi)… lo voy diciendo (a mi), …a mí (yo otra vez)…misma (yo por cuarta vez). Es una frase tipo: “Me, myself and I.” ). ¡Denme por perdida!

Sopa de Tortilla

 

La sopa de tortilla es una  receta muy especial para mi familia por lo que se ha convertido en parte esencial de nuestro menú. Es una receta fácil, ligera y nutritiva. Consiste de habichuelas negras, maíz y vegetales con un toque de queso rallado, tortillas trituradas y aguacate. Los que comen carne pueden añadirle pollo, si desean. Para hacerla más saludable, prefiero preparar el caldo de vegetales en casa y así evitar el consumo de sodio en exceso y los preservativos de los caldos comerciales. A mi familia le encanta que fría las tortillas en casa porque saben muy bien y le da el toquecito “homemade” que tanto les encanta. En la receta les estaré dando mis tips para que puedan tener un resultado exitoso.


Tiempo de preparación: 20 minutos / Tiempo de coción: 20 minutos / Servicios:8

Ingredientes:

  • 1 cebolla picadita
  • 4 dientes de ajo picaditos
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de polvo de chile (chili powder)
  • 1 cucharadita orégano seco
  • 2 ó 3 tomates picados (alternativa: 1 lata de 28 oz. de tomates crushed)
  • 32 oz. de caldo casero de vegetales (alternativa: 1 lata de 10.5 oz de caldo de vegetales o de pollo más 1 1/4 taza de agua)
  • 1 lata de maíz cocinado (yo los sofrío en una cucharada de mantequilla por 5 minutos)
  • 1 lata de 15 oz. de habichuelas negras (sin el caldo)
  • 1/4 taza de cilantro fresco
  • 5 ó 6 tortillas de harina (ver receta abajo. Alternativa: 1 bolsa de tortillas chips comerciales)
  • aguacate en rebanadas
  • queso rayado

Opcional: dos pechugas deshuesadas, cocinadas y cortadas en pedacitos (alternativa: 1 lata grande de pollo enlatado desmenuzado)


Procedimiento:

  • 1. En una olla mediana, calienta el aceite en fuego moderado. Sofríe la cebolla y el ajo en el aceite hasta que se pongan suave. Añade y revuelve el polvo de chile, orégano, los tomates y el caldo. Súbelo hasta hervir y luego cocínalo a fuego lento por 5 a 10 minutos.
  • 2. Mientras en una olla aparte, cuece el maiz a fuego lento en una cucharada de mantequilla derretida de 3 a 5 minutos.
  • 3. Añade el maíz, las habichuelas, el cilantro y el pollo (opcional) a la sopa. Déjalo cocinar a fuego lento por 10 minutos.
  • 4. Sirve la sopa en platos hondos individuales y para coronarla, ponle tortillas trituradas o en tiras, pedacitos o rodajas de aguacate y queso rayado.

Consejito: para que tenga una apariencia agradable, yo sirvo el plato hondo sobre un plato plano y en el mismo añado tortillas adicionales. ¡En mi casa disfrutan mucho que les sirva gourmet!

 


Caldo de vegetales hecho en casa

Esto es bien facilito. Durante la semana yo voy guardando en el congelador los desechos o sobras vegetales de los ingredientes que utilizo para cocinar. Los guardo en una bolsa grande con cierre hasta que la lleno. Una vez tengo la cantidad que necesito, los hiervo en agua en una olla grande y le echo sal a gusto. Luego cuelo el líquido y lo congelo hasta que lo necesite en alguna receta.


En cuanto a los vegetales que se deben usar, pues es bien sencillo. No se compliquen; usen lo que tienen a mano a diario. Yo utilizo la hoja de las mazorcas, la cáscara, tallos y desechos de la cebolla, pimientos, cebollines, tomates, lechugas, espinaca y recao, la cáscara de las papas y las yautías. Si hiervo papas, batatas u otros vegetales, también congelo este líquido porque le añade sabor al caldo de vegetales. ¡Esta es otra manera de reciclar y ahorrar!

Tortilla chips hechas en casa

Estas tortillas se pueden hacer de tortillas de maíz o de harina. Yo utilizo las mismas tortillas que se usan para hacer burritos, quesadillas o wraps. Para las tortillas de maíz, tomo de 5 a 6 tortillas, las pico en triángulos y las hecho a freír hasta que estén doraditas. Cuando las hago de harina, las corto en tiras largas y las hecho a freír.

Disfraza tu celular

Me encanta Cocinar, me encanta la Tecnología, me encanta el Internet, me gusta la Organización, no me gusta acumular Papel, no me gusta acumular Basura.

Estos gustos y ‘disgustos’ me llevaron a formular esta ecuación que generó un resultado que sorpresivamente cumple con mis gustos y evita los ‘disgustos’.

C + T + I + O – P – B = CDEZ

Para entender el resultado, tienes que entender el problema. El caso es que intento hacer recetas nuevas semanalmente y por esta razón necesito tener a mano mis ingredientes y la receta. Como todas las recetas provienen del internet, pues las marco como favoritas en mi celular para no tener que imprimirlas (recuerda Organizacion / no Papel / no Basura).  Esto de usar el celular a la hora de hacer mis recetas fue el factor clave para solucionar la fórmula de los gustos y ‘disgustos, pero a la vez  presentaba un problema:  ¿cómo utilizar mi celular mientras cocino sin dañarlo? El resultado de la experimentación dio como resultado la fórmula antes mencionada  CDEZ, siglas que se interpretan así:

Esto fue un experimento científico exitoso porque este disfraz lo protege de ser dañado por los ingredientes a la vez que me permite buscar la receta navegando el internet, tomar fotos, contestar llamadas y  escoger la canciones que quiero escuchar mientras cocino. La bolsita Ziploc es como su delantal. Así que mi celular y yo logramos mucho cuando nos ponemos nuestros delantales.

Los blogs se alimentan de comentarios y ¡qué triste se sienten cuando no los alimentan! Cuéntame qué inventos ha creado tu familia en tu hogar para solucionar problemas cotidianos.