Corazoncitos para mis nenes

Sinceramente en casa nunca nos hemos afanado por comprar regalos expresamente para el Día de San Valentín, pero sí aprovechamos para una vez más expresarnos cariño y decirnos cuánto nos queremos unos a los otros.

Así que ese día es de detalles pequeños y sencillos como los pancakes en forma de corazón que les serví de desayuno y que tanto les gustaron.

Otra cosa especial que sí nos gusta es hacer manualidades. Este año seguimos el consejo de la página de Facebook de  Bright Parents y le escribimos cartas de amor a nuestros familiares y amigos y se las enviamos  por correo regular. Pasamos un buen rato recortando, creando y escribiendo. Todavía nos faltan dos o tres por enviar. Es un detalle bonito cuando alguien separa un ratito de su cargada agenda para escribirnos una nota. Y tan chévere que es recibirla por correo.

Que disfruten este día. Aprovechen para expresarle a sus familiares y amigos cuánto los quieren y aprecian.

¡Cómo duele cuando te pulen con una esponja de brillo!

Mi esposo y yo somos fanáticos del popcorn  hecho en casa. Todo el que nos conoce sabe de nuestro BT/PC nocturno  (esa es nuestra clave para referirnos a ese ritual).Teníamos una olla especial  para prepararlo, pero se dañó y mi esposo se apoderó de una olla de nuestro juego regular y la designó para este propósito.  El detalle es, y nos  llamarán raros, que esta  olla sólo se limpiaba ligeramente y no a fondo ni diariamente. La dejábamos en la estufa lista para la próxima tanda. No se preocupen…estamos saludables y no hemos mutado por esto.

Se podrán imaginar que la condición de esta olla no era muy estética. Manchas amarillas, negras y marrones por el exterior. El fondo interno  tenía una capa  de manchas negras duras. La escondía cuando alguien nos visitaba, claro está. ¡Que malo que nunca le tomé fotos!

En estas navidades nos regalaron una popconera exactamente igual  a la que teníamos y estamos contentos y limpiándola todos los días. Pueden dejar de preocuparse por nosotros. La olla manchada y estropeada quedó inservible porque  ya no la necesitábamos para el popcorn y tampoco servía para cocinar. ¡La pobre! Decidí entonces dedicarle tiempo para ponerla brillosa y útil nuevamente.

Así que mientras mis hijos jugaban con la nieve  frente al edificio, yo no tenía más que hacer que sentarme en la ventana de enfrente a ‘velarlos’ porque es una calle principal donde pasa mucha gente y carros y no me siento tranquila dejándolos sin echarle un ojo. Siempre que deciden bajar, hago tareas pasivas sentada frente a la ventana como pagar las cuentas, archivar las facturas, hacer la lista de la compra y contestar e-mails.  Pero esta vez decidí  limpiar mi olla.

Con toda calma y paciencia me senté, preparé el área y comencé. Ya la había remojado en agua y jabón para ‘ablandar’ el sucio. Así que con una esponja de brillo

comencé limpiándola por dentro que es donde peor estaba. Con un poco de dificultad y fuerza comencé a sacar manchas y comencé a descubrir el color plateado de la olla. Seguí y seguí sin parar y pude sacarle bastante. Pero ya la esponja no era efectiva. Tuve que comenzar a raspar  con un cuchillo. Poco a poco las manchas comenzaron a descascararse. Eran manchas tan difíciles que requerían de toda fuerza, maña y herramientas…pero al fin lo logré y pude ver el fondo brilloso de mi olla. ¡Quedó como nueva por dentro! Entonces hice lo mismo con el exterior.   Aunque no está libre de manchas completamente,  la olla está presentable, brillosa y la puedo usar. Ahora es útil en mi cocina y la lavo a menudo con la esponja de brillo para seguirle sacando manchitas y mantenerla bonita.

Mientras restregaba la olla me vino a la mente que el Señor nos ‘brilla’ de igual manera. Tenemos muchas manchas en nuestra vida, corazón y actitudes, pero Dios nos va sacando las manchitas poco a poco. A veces  usa sólo una esponja de brillo, pero hay ocasiones en que tiene que usar una herramienta punzante que descascare las manchas poco a poco. ¡Cómo duele cuando nos están restregando! Pero,  ¡qué privilegio que el Señor se preocupe en trabajar con nosotros y en sacarnos lustre! En fin, nos está puliendo cada vez más y utilizando estos momentos difíciles para que crezcamos y para beneficiar a otros. ¡Vale la pena una restregadita con una  esponjita Brillo de vez en cuando!

Trazar tus metas (parte 2)

Esta publicación es parte de una serie de artículos. Te recomiendo leer Trazar tus metas (parte 1) si no lo haz hecho para que este artículo te sea más útil y te haga sentido.

¡Bueno, ya volví para revisar tu trabajo! ¿Trabajaste en tu borrador? ¿Ya pudiste determinar tus metas realistas? Me imagino que tuviste que eliminar, decidir, borrar, añadir de aquí y de allá. ¡Qué bueno porque eso es lo que quería! Ese ejercicio de determinar tus metas realistas te va a ayudar muchísimo a trazar las acciones que tienes que tomar para comenzar a trabajar en tu futuro y presente. Quizás este ejercicio fue un poco tedioso, pero con él te das cuenta que a veces las cosas no son tan fáciles o tan difíciles como uno se las imagina.

¿QUÉ QUIERES HACER DE AQUÍ A 10 AÑOS?

Pues a mí me funcionó el trazarme las metas a 10 años y con ese objetivo es el que trabajaremos aquí. Un día me pregunté: “¿Qué quisiera lograr de aquí a 10 años?” ¡Lo primero que me vino a la mente y que me espantó fue darme cuenta que en 10 años mi hijo mayor va a tener 18 y el menor 16! Para ese entonces ya ellos estarán de camino a la universidad si es que ya no lo están. ¡Wow en sólo 10 años! No sé si se han dado cuenta, pero 10 años pasan volando. Así que lo primero que hice fue determinar qué tengo que hacer y que ellos necesitan desarrollar para que estén preparados para tomar esa decisión.  Recuerden que educo a mis hijos en el hogar y, además de la dirección que debo darle como madre, soy la responsable de planificar su educación. Sabrán que  me entró un ‘frío olímpico’ (como decidimos en Puerto Rico), o sea, que me entró un sustito increíble al darme cuenta del “poco” tiempo que falta para esto. Así que la primera meta que trabajé fue le educación de los nenes en lo académico, vida cristiana y en las  actitudes que quiero que desarrollen.

Luego de planificar le educación de mis hijos, me di cuenta de la edad que yo voy a tener de aquí a allá. ¡Ahem! ¡Voy a estar más entradita en edad así que decidí que quiero madurar con gracia! Quisiera gozar de buena salud, condición física y cuidar mi apariencia. Así que corrí a escribir mis metas en esta categoría. Y esto no es algo que hago vanidosamente para mí sino también para mi esposo y  para mis hijos. Es sabio cuidar de nuestra salud y condición física para sentirnos bien y poder funcionar bien. Pero todo en balance y poniéndo al Señor en primer lugar en nuestras vidas. Como dice en Proverbios 31:30 Engañosa es la gracia y vana la belleza, pero la mujer que teme al Señor, ésa será alabada. También debemos tener en cuenta que es un privilegio que el Señor nos deje gozar de las diferentes etapas de la vida sin menospreciar ninguna de ellas. Esto aplica a hombres tanto como a mujeres. Nuestra autoestima viene de nuestra relación y posición con Dios, no de cuántas arrugas tengo o escondo.

EL ASPECTO ECONÓMICO.

Igual que planifiqué estas dos categorías, así seguí con las demás y noté que las finanzas son clave en todo esto porque casi todas las categorías impactan la parte económica. Entonces tenemos que planificar bien el lado económico para poder trabajar nuestras metas. Y estas metas deben ser realistas basándonos en nuestra situación actual.  Esto es lógico, pero a veces no lo vemos tan claro en la práctica, lo hacemos al revés, y entonces caemos en deudas que no nos dejan lograr lo que realmente queremos.  Si queremos tener ahorros, no podemos derrochar el dinero en las otras categorías. Hay que llegar a un balance.

SÉ CONCRETO Y ESPECÍFICO.

Es bien importante que escojas metas concretas y que se puedan medir. Sé específico.  Por ejemplo, no es fácil medir ‘Leer muchos libros en 10 años’, pero sí ‘Leer tres libros al año‘. Otro ejemplo: ‘En diez años quiero rebajar’. Es más certero decir: ‘En 10 años quiero perder 50 libras o pesar 120 libras’. Con metas específicas es más fácil trabajar y planificar. Además, puedes medir tu avance para corregir el curso que llevas o continuar con él. Recuerda que tu meta es de aquí a 10 años, si eres específico puedes dividir tu meta entre los años en que te propusiste cumplirla. Por ejemplo, quieres rebajar 50 libras en 10 años, pues puedes planificar 5 libras por año. Pero este tema lo voy a tratar en la próxima parte.

Hasta ahora tenemos:

  1. Escoger las categorías que queremos trabajar y establecer tus metas.
  2. Elegir el plazo en que queremos cumplirlas. En este ejercicio lo hicimos a 10 años, pero esto puede variar de persona a persona. De hecho, los pasos 1 y 2 pueden hacerse a la vez. Así lo hice yo.
  3. Trabajar metas realistas tomando en cuenta nuestra situación económica actual.
  4. Sé específico al escribir las metas. Esto te ayudará a planificarlo eficientemente.

Sigue refinando tu borrador siguiendo estos pasos y en la próxima parte vamos a ver con ejemplos cómo hacer un plan de acción para trabajar en el presente las metas futuras.

Si haz disfrutado de este artículo y de este blog, subscríbete y compártelo con tus conocidos.


Trazar tus metas (parte 1)

Lo sé. Esto se oye aburrido y muy idealista pero, ¿sabes que? Es lo más práctico que puedes hacer en la vida. Si te pones a pensar, toda invención o proyecto exitoso tiene que haber sido planificado, pensado y puesto en acción. Por ejemplo, el Empire State Building. Este no puede haberse contruido de un día para otro sin haberle dado mucho pensamiento y planificación. ¡Imposible! Un día alguien lo soñó, luego lo pensó un poco más, más adelante se sentó a a planificarlo y al final determinó los pasos que tenía que tomar para llegar a hacerlo. Y miren hoy en día qué estructura más impresionante, útil, práctica y atractiva.
Así mismo debemos pensar sobre nuestra vida. De cierta manera debemos establecer las metas que quisiéramos alcanzar tanto para nosotros como para nuestra familia. El plan no será absoluto porque con los años cambian las prioridades, cambia la familia y cambiamos nosotros mismos. Las metas son un mapa que nos da  dirección. Estas deben llevarnos a ser mejores personas y ayudarnos a tener una vida más organizada, no lo contrario. El propósito no es cegarte en ambición y alejarte de la familia ni vivir una vida desenfrenada por alcanzarlas.  El Señor nos irá enseñando el camino y lo que quiere de nosotros.
No podemos vivir cada día sin alguna dirección de hacia dónde nos dirigimos. Con un mapa hacia el futuro podemos ir trabajando el presente. ¡Que lindo me salió eso! ¡ja, ja, ja!
Para comenzar debemos pensar en todas las áreas de nuestra vida. Puedes pensar en categorías como:
  • Carrera
  • Educación
  • Salud
  • Finanzas
  • Viajes
  • Familia
  • Actitudes
  • Vida espiritual
  • Educación
  • Educación de tus hijos
  • Alimentación
  • Matrimonio
  • Pasatiempos
  • Intereses personales
Al principio debes escoger las categorías que vayan contigo y pensar qué quisieras hacer en cada una de ellas. Es bueno hacer un borrador con las metas de cada categoría. ¿Por qué un borrador? Porque luego de escribirlas, debes repasarlas y determinar si  son realistas y alcanzables. A veces soñamos demasiado alto y cuando analizamos nos damos cuenta que no tenemos los recursos para hacerlo o que hay otros pasos que hay que tomar en consideración. Puede que al terminar de escribir tu borrador de metas lo analices y te des cuenta de que  no será posible cumplirlo financieramente. Por ejemplo: puede que en la categoría de Intereses personales o Vacaciones hayas escrito Crucero por el Mediterráneo en 5 años, pero en la categoría de Finanzas tienes Reducir la deuda de $20,000 de la tarjeta de crédito para estar libre de deudas. Aquí ya vemos que hay un conflicto porque quizás te toma 5 años el reducir esta deuda y probablemente no te va a sobrar dinero para ahorrar  para tu crucero por el Mediterráneo.  ¡Pero puede que dentro de 8 a 10 años sí lo puedas lograr una vez estés libre de deudas!  ¿Ves? El borrador nos ayuda a sopesar las prioridades y llegar a un acuerdo entre las diferentes categorías. ¡Ya haz comenzado a trazar tus metas y a vivir con una guía!
Siguiendo este mismo ejemplo, pues diríamos que para llegar a estar libre de deudas e irte de crucero, quizás tengas que hacer otros cambios como: reducir gastos, comprar un carro más económico o usado, evitar a toda costa usar la tarjeta de crédito, preparar comidas en casa en vez de comer afuera todo el tiempo (lo cual a su vez te ayuda  a mejorar tus metas de salud porque comer en casa normalmente es más saludable), quitar el servicio de cable, etc.
Trazar metas es un ejercicio mental de planificación que se pone en blanco y negro…aunque puede ser en blanco y lápiz, o blanco y rojo…hoy en día hay muchos colores de tintas…muy graciosita, ¿verdad? Esto se traduce en un plan a largo plazo, pero tienes que empezar a trabajar en él a corto plazo, o sea, ¡HOY!
En la segunda parte de esta serie te diré cómo trabajar en tu plan y qué cosas debes considerar. Por ahora ve haciendo tu borrador determina cuáles son tus metas realistas y alcanzables. Es algo sencillo, no te compliques. Sólo tienes que sacar quizás de 10 a 20 minutos para hacerlo. ¡Anímate y trabaja tu mapa!

Teleconferencia sobre la educación en casa (homeschooling)

Homefires.com está ofreciendo una teleconferencia gratuita el 24 de febrero de 2011 donde entrevistará a Jannelle Orsi quien fue una homeschooler  y hoy en día es abogada y autora. Jannelle va a estar compartiendo su experiencia como estudiante homeschooler y su transición a la universidad y al mundo del trabajo. Regístrate gratuitamente haciendo click aqui.

He participado de teleconferencias anteriores y son muy interesantes y una buena manera de mantenerse al día en el tema del homeschooling. Siempre es refrescante escuchar la opinión y experiencias de otras personas. Se llevan a cabo en inglés, pero sé que muchos de ustedes podrán disfrutarlo y sacarle provecho. Si crees que no dominas el inglés, acepta el reto de escucharla para afinar tus destrezas en ese idioma. ¡Somos padres homeschoolers y  debemos seguir aprendiendo de día en día al igual que nuestros hijos!

Regístrate y recuerda marcar tu calendario y alarma para que no te pierdas la teleconferencia.

Quiero aclarar que no soy promotora de esta teleconferencia ni recibo ninguna ganancia de ella, sólo la promuevo porque sé que pueden sacarle provecho y personalmente creo es importante  mantenerse informado y aprender de otros. Disfrútala y compártelo con tus colegas homeschoolers.