Caldo de vegetales hecho en casa

caldo-de-vegetales-hecho-en-casa

 

De hace unos años para acá acostumbro hacer el caldo de vegetales en casa. Durante la semana voy guardando en el congelador las sobras de los vegetales que utilizo para cocinar. Los guardo en una bolsa grande con cierre hasta que la lleno completa. Una vez la bolsa se llena echo el contenido en una olla grade y le echo agua hasta cubrirlos. Lo pongo en fuego alto hasta que hierva y luego bajo el fuego y dejo hervir por unos 20 minutos.  Luego cuelo el líquido y lo congelo en diferentes recipientes con porciones de 3 y 4 tazas de caldo hasta que lo necesite en alguna receta como la de sopa de tortilla.


En cuanto a los vegetales que se puedes usar,  pues es bien sencillo. No te compliques. Usa los que tienes a mano a diario. Yo utilizo:

  • la hoja de las mazorcas
  • la cáscara, tallos y desechos de la cebolla, pimientos, cebollines, tomates, lechugas, espinaca, cilantrillo, recao, kale, repollo, etc.
  • la cáscara de las papas, las yautías y las batatas.
  • Si hiervo papas, batatas u otros vegetales, también congelo este líquido porque le añade sabor al caldo de vegetales.

¡Esta es una buena manera de reciclar y ahorrar! Además, evitas ingerir los preservativos y el sodio que le añaden a los caldos comerciales que se compran en la tienda.  Me gusta el control que obtengo al hacerlo en casa. En mi caso, no le echo sal. Lo uso en las sopas y guisos así y sazono la receta según indique las instrucciones.

Otras recetas donde puedes usar el caldo de vegetales:

 

¿Qué delicias preparas con caldo de vegetales?

Receta: Sopa de batata y coco

La sopa de batata y coco es una receta sencilla con sabores suaves y exóticos al mismo tiempo. Me encantan los platos así porque no estamos mucho tiempo en la cocina, pero obtenemos un plato delicioso, nutritivo y diferente. Estoy segura que les va a gustar mucho y nutricionalmente les beneficiará en gran manera.

Beneficios de la batata y el coco

La batata nos ofrece:

  • Vitaminas y nutrientes como: vitaminas A, B6 y C, cobre, hierro, manganeso, potasio y fibra dietética.
  • Betacaroteno que está asociado con la prevención de enfermedades degenerativas, problemas del corazón, asma y artritis reumatoide.
  • Antioxidantes que regeneran y reparan nuestro cuerpo a nivel celular
  • Carotenoides que ayudan a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre y a la disminución de la resistencia a la insulina.

Para completar, el coco:

  • Ayuda a estimular el metabolismo
  • Ayuda a la pérdida de peso
  • Alivia y sana las afecciones de la piel  (soy testigo de eso)
  • Ayuda a combatir infecciones bacterianas y viruses.
  • Estudios demuestran que ayuda a mejorar y hasta revertir los efectos del Alzheimer.

Ingredientes:

  • 2 batatas, peladas y cortadas en cubitos
  • 3 zanahorias grandes, peladas y cortas en cubitos
  • 2 tallos de apio, cortados en cubitos
  • 1 cebolla amarilla grande, cortado en cubitos
  • 1 puerro (leek) en rodajas finas
  • 3 dientes de ajo, picados
  • 1 cucharadita de jengibre fresco, opcional
  • 2 cdta. Garam Masala
  • 4 tazas de caldo de vegetales
  • 1 cucharada de aceite de coco o de oliva
  • 1 lata de leche de coco
  • sal de mar y pimienta negra a gusto
  • Canela y nuez moscada para decorar

Direcciones:

  1. En una olla grande a fuego mediano, saltea  el jengibre, el ajo, el apio, la cebolla y el puerro (leek) en el aceite de coco hasta que esté transparente y suave.
  2. Añade Garam Masala y revuelve para liberar el sabor de la especia.
  3. Agrega las zanahorias, las batatas y el caldo de vegetales. Sube el fuego a temperatura alta y hazta que hierva.  En cuanto hierva, baja la temperatura para que hierva a  fuego lento.
  4. Tapa y cocina a fuego lento durante 20-30 minutos o hasta que las verduras estén tiernas.
  5. Retira del fuego y agrega la leche de coco.
  6. Haz puré de sopa con una batidora de mano hasta que esté espeso y cremoso. Si no tienes batidora de mano, puedes utilizar la batidora regular teniendo cuidado de hacerlo cuando la sopa no esté caliente.
  7. Sazona con sal y pimienta y adorna con una pizca de canela y nuez moscada

Que tengas buen provecho. Esta receta la aprendí de mi maestra de cocina vegetariana Melissa Costello.

Sopa de zanahoria y jenjibre

La sopa de esta semana es: sopa de zanahoria y jenjibre. Dos ingredientes que me encantan y que tenía disponibles en la nevera. Es una sopa cremosa fácil de hacer, baja en sodio y no contiene grasas. El limón y el jenjibre le dan un picantito interesante al paladar. En mi caso yo hice la receta en mi Crock Pot,  pero les incluyo ambas maneras de prepararla.
INGREDIENTES:
  • 4 tazas de caldo de vegetales– (divididas)
  • 1 cebolla picada
  • 3 dientes de ajo picaditos
  • 2 cucharaditas de jenjibre fresco molido
  • 1 libra de zanahorias cortadas
  • 1 papa mediana cortadita en cubos de 1 pulgada
  • 1 cucharadita de jugo de limón
  • sal a gusto
Si lo cocinas en la olla:
  1. Caliente 1/2 taza de caldo de vegetales a fuego mediano en una olla. Añade la cebolla y el ajo y cocínalos hasta que estén tiernos, moviéndolos ocasionalmente.
  2. Añade el jenjibre, las zanahorias, la papa el y el resto del caldo de vegetales y caliéntalo hasta que hierva.
  3. Cubre la olla y cocina a fuego lento por alrededor de 25 minutos o hasta que los vegetales estén blanditos.
  4. Déjalo enfriar un poco y hazlo puré en la licuadora.
  5. Recalienta la sopa, si es necesario. Añade el limón y la sal.

Si lo cocinas en el Crock Pot.  Mi esclava ayudante en la cocina.

  1. Sofríe la cebolla y el ajo en un sartén hasta que estén translúcidos.
  2. Entonces enciende el Crock Pot a temperatura alta.  Añade el caldo de vegetales, el jenjibre, las zanahorias, la papa, las cebollas y el ajo.
  3. Cubre la olla y cocina por alrededor de 4 a 6 horas. Yo uso el Crock Pot porque lo pongo en la mañana, lo dejo trabajar y por la tarde tengo una comida hecha.
  4. Apaga la olla, deja que se enfríe la sopa un poco y luego hazla puré en la licuadora.  En este paso yo añado el limón y la sal.
  5. Recalienta la sopa y sirve en un plato hondo.
Disfruta de esta sopa calientita con galletitas o pan.
Nota: Esta receta fue adaptada de Whole Foods Market.

Sopa de queso con broccoli


Ya es mediados de octubre y se siente el cambio del calientito del verano al fresco del otoño.  Como les anuncié en la página de Estilo Familiar en Facebook, el friíto me da ganas de comer sopa. Esto me dio la idea de incorporar una sopa por semana a mi menu. Así que necesito tu ayuda. Yo sé hacer dos o tres sopas, pero necesito nuevas recetas.  Ya dos lectoras me dieron sus sugerencias y recetas. Ahora faltas tú.  Envíame la receta y una foto de tu sopa a Contacto.
Comencé este carnaval haciendo una sopa de queso con broccoli (brécol). Mi hijo mayor le echó tantas  flores y alagos  que sé que quedó  riquísima. Me dijo que estaba mejor que la de los restaurantes y, acá entre tu y yo,  él es de los que prefiere la comida de afuera y cae redondito con los anuncios de los restaurantes.
Ingredientes: (Adaptado de Lynn’s Kitchen Adventures)
  • 4 tazas de broccoli (brécol)
  •  6 tazas de caldo caldo de vegetales
  • 1 1/2 tazas de crema ligera (half and half)
  • 1/2 taza más 2 Cdas. de harina
  • 2 – 3 tazas de queso de papa (cheddar). Yo usé un poco más de 3 tazas.

Procedimiento:

  1. Cocine el brécol a vapor.  Esto tomará alrededor de cinco minutos. Cuando esté listo, córtelo bien pequeñito. Yo lo hago en el Magic Bullet. También puedes hacerlo en un procesador de alimentos. Déjalo aparte.
  2. En una olla grande echa el caldo y la leche. Poco a poco ve echando la harina y mezclas a la vez. Cocínalo a temperatura  mediana  alta. Cocínalo hasta que empiece a espesar, pero no demasiado. Así que cocínalo hasta que comience a hervir y entonces reduce la temperatura a fuego mediano. Añade el brécol cocido y cocina por 5 minutos.
  3. Añade el queso hasta que se derrita. Sirve en platos hondos.

¡Buen provecho!

Si todavía no eres parte de Estilo Familiar en Facebook, pasa por la página y dale click a “Like“.