Preadolescentes: 5 pasos para aprender a lavar su ropa (Con imprimible)

Preadolescentes lavando su propia ropa #LongLastingScent #CollectiveBias #ad

Esta campaña ha sido compensada por Collective Bias, Inc.  y su anunciante. Todas las opiniones son sólo mías. #LongLastingScent #CollectiveBias

Desde que mis hijos eran pequeños han estado ayudando con las tareas de la casa. Comenzaron con tareas fáciles como recoger los juguetes, pero con los años le hemos incrementado la dificultad y el número de quehaceres. Ahora le tocó el turno de aprender a lavar su ropa.

Canasta de ropa sucia y sus olores o pestes

Es increíble la cantidad de ropa que ensucian semanalmente. A eso se le suman los interminables uniformes de pelota que llegan tan embarrados de tierra que podría comenzar un huerto casero en ellos. ¡No les cuento del olorcito que emanan esas canastas de ropa sucia cuando abro su clóset! Si tuviera que escoger un nombre para ese “aroma” sería algo como “Jungla Salvaje” o “Algarroba Tropical” o “Zoológico Caribeño“. ¡Con eso se les digo todo!

Los nenes ya son preadolescentes y están más pendientes a estar arreglados y vestir bien. Cada uno tiene piezas de ropa favoritas, que si no los velo, repiten una y otra vez sin lavar. El chiste es que con la preadolescencia empezó a incrementar la preguntita: Mami, ¿lavaste mi ropa?” cada vez que quieren usar alguna de sus camisas favoritas o cuando necesitan un uniforme de béisbol limpio de hoy para hoy. Y yo, ni tonta ni perezosa, identifiqué que esto era una buena oportunidad para quitarme la carga enseñarle a lavar su ropa. Así nos beneficiamos todos…¡sobre todo yo! ¡Ja, ja!

Lavar la ropa no es nada complicado, sólo requiere un poco de organización. Si le enseñamos el proceso en pasos, aprenderán a hacerlo “en cosa de na’ “.

PASO 1 – Separar la ropa por colores

5 pasos para que los niños aprendan a lavar su propia ropa. Paso 1 Separar la ropa por colores #LongLastingScent

Para facilitar esto le compré dos canastas grandes para la ropa sucia. En una ponen la ropa oscura y en la otra la ropa clara. Así van clasificando la ropa por colores mientras van usando la ropa y cuando llega el día de lavar, pues sólo ponen al lado la ropa blanca y los uniformes de pelota.

PASO 2 – Llevar la ropa a la lavandería

Preadolescentes aprendiendo a lavar su ropa. Paso 2 - Llevarla a la lavandería #LongLastingScent #CollectiveBias

En nuestro caso, tenemos que llevarlo a la lavandería del complejo de apartamento donde vivimos. ¡Extrañamos tanto el laundry de nuestra casa en Puerto Rico! Pero es bueno porque salen al coger el sol y aire libre de California mientras trabajan.

PASO 3 – Echar los detergentes y lavar la ropa

Preadolescente echando detergentes para lavar su ropa #LongLastingScent #CollectiveBias

  1. Detergente para lavar ropa – Importante que aprendan a usar la cantidad apropiada y echarlo en el lugar correcto de la máquina de lavar.
  2. Acondicionador de telas – Eficaz porque deja la ropa suave y olorosa.
  3. Intensificador de fragrancias – Descubrí la maravilla del Suavitel® Fragrance Pearls™ en mi última visita a Walmart. Estas perlas intensifican la fragancia hasta 5 veces más que si sólo se usara el detergente de lavar ropa. Esta ha sido mi salvación para eliminar la pestecita de la ropa de los nenes. Simplemente agregan la cantidad deseada justo antes de echar la ropa a la máquina y ¡zas!, comienza la magia de la desaparición de los olorcitos cuestionables.

PASO 4 – Lavar y secar

Preadolescente aprendiendo a usar la lavadora y secadora para lavar su ropa #LongLastingScent #ad #CollectiveBias

Esta parte es divertida porque aprenden cómo funcionan las máquinas y a escoger el ciclo indicado.

PASO 5 – Doblar y guardar

Preadolescente lavando, doblando y guardando su propia ropa #LongLastingScent

Mientras hablan o ven una película, los nenes aprovechan para doblar la ropa. Como comparten un mismo gavetero, aprendieron a guardar la ropa en rollitos y ahora la ropa cabe mejor en las gavetas

IMPRIMIBLE

Imprimible: Tareas hogareñas para nuestros hijos
 

No tengamos mucha lástima ni miedo a exigirle un poco más de ayuda en las tareas del hogar. Estas tareas los  ayudan a crecer con responsabilidad y como miembro del equipo, comprenden la importancia y logística de las tareas del hogar, los da independencia y les crea músculo para dominar la próxima tarea que tengan que aprender. A los míos no se les ha caído ni un pelo por trabajar duro en casa y donde quiera que van no se les hace difícil ofrecer ayuda. Aquí les diseñé un Imprimible: Tareas del hogar para nuestros hijos  para ayudarte a establecer una rutina de tareas hogareñas con ellos.

Preadolescente comprando Suavitel Fragrance Pearls en Walmart #LongLastingScent #CollectiveBias

Puedes conseguir los Suavitel® Fragrance Pearls™ en el Walmart más cercano. Vienen en dos fragancias: Fresca Primavera (Field Flowers®) y Lavanda Relajante (Soothing Lavender®) en la fila de productos de lavandería. Está pendiente que por tiempo limitado algunas botellas del acondicionador de telas de Suavitel® incluirán muestras de  Suavitel® Fragrance Pearls™.

Cuéntame cómo tus hijos lo hacen o qué tareas han aprendido últimamente.

Preadolescentes lavando su ropa en  pasos #LongLastingScent #ad #collectivebias

Los hombrecitos de mi casa

¡Que orgullosa me siento de mis dos nenes! Hoy les tocó ir conmigo a lavar la ropa a la lavandería luego de terminar la escuela. Ellos fueron muy contentos porque los dejé ver una película antes de salir y porque saben que siempre les llevo merienda.

Ellos se portaron excelente y disfrutaron de su ‘estadía’ allí. Lucas se estacionó literalmente a ver la lavadora dando vueltas y su parte favorita que es el ciclo de exprimir la ropa…cuando la lavadora se vuelve loquita y va a las millas. Pablo por su lado se puso a ver una película en el celular y a mirar para afuera.

Pero me sorprendieron tanto que es como si les hubiera pedido ayuda en algún momento y todo hubiera estado sincronizado. Cuando iba a lavar la ropa, Lucas se ofreció a meterla en la máquina y luego al terminar se encargó de sacarla y ponerla en la secadora. Esto último le gustó porque se metía casi completo en la máquina y le daba vueltas al tambor de la secadora. ¡Ese es Lucas! El casi hizo el conteo regresivo de año nuevo porque estuvo pendiente de cuántos minutos faltaban para terminar el secado. Echó la ropa seca en un carrito no sin dejar de oler casi todas las piezas de ropa y diciendo: “ajjjjj, que rico huelen”…y las llevó a la mesa donde la doblo.

Tan pronto la ropa llegó allá, Pablo se levantó como un resorte y me dijo que iba a doblar la ropa de ellos. Increíble. Si vieran la organización que tenía. Lo estaba haciendo tal y como yo lo hago. Me decía: “mira mami aquí va la ropa de Lucas que va en el closet y aquí la mía, en este otro lado las pajamas mías y las de Lucas acá, la ropa interior en este lado y las camisas.” Me ayudó a reducir el tiempo a la mitad de lo que hubiera pasado si la hubiera doblado  sola.

Cuando llegué al edificio, se preocuparon en atender VOLUNTARIAMENTE toda la ayuda que necesité: abrieron la puerta, subieron conmigo las bolsas de ropa y el carrito. Guardaron sus zapatos y abrigos y dejaron todo en orden. Y para colmo, cuando les di comida me dijeron que me querían mucho.

¡Todo el esfuerzo, dedicación y amor que hemos invertido en ellos ha dado resultado! Esos son los hombrecitos de mi casa. Gracias a Dios por dejarme disfrutar y maravillarme de mis hijos. Eso es un regalito para recordar en esos momentos en que los días no corran tan perfectos como el de hoy.

¿Qué te enorgullece de tus hijos o cómo ves que tu esfuerzos como padre o madre están dando resultado?