Transformando mi panera

Uno de mis pasatiempos favoritos es irme a las tiendas de segunda mano y conseguir artículos de madera para adornar o arreglar. Me gusta más que irme a comprar ropa…se los he dicho…NO soy normal. Con $20 de una tienda de segunda mano salgo con al menos 7 artículos para transformar. No hay comparación con la satisfacción que eso me da. Algunos somos así medios locos.

Quiero comenzar mi nueva sección de Artes Manuales con esta panera que conseguí por $4. Hace tiempo deseaba mostrar el paso a paso de los proyectos que hago para que puedan ver el progreso de principio a fin y se inspiren a hacer los suyos.  Cuando estoy haciéndolos estoy como en un trance de tranquilidad y totalmente relajada. Soy perfeccionista, así que paso mucho rato planificando, preparándome y corrigiendo los errores.

No crean que sabía hacerlo…ni sé. Simplemente me decidí a comenzar luego de mirar decenas de renovaciones en madera en los blogs que sigo. Si ven mi Pinterest, podrán ver que me guardo muchos proyectos de muebles que espero hacer algún día. Me fascina la madera, la textura y el ambiente que crean en una casa. Estoy en la misión de  reemplazar todos mis muebles prehechos con muebles de madera que renovaré. Quiero darle un toque único al apartamento…aunque me tome 10 años para lograrlo. ¡No importa, lo voy a hacer!

Luego de reparar las grietas y dejar secar completamente, es momento de lijar toda la pieza y asegurarse de quitar toda la pintura. Esto toma un rato y te aconsejo hacerlo bien porque esto abre los poros de la madera y el tinte se absorbe mejor. Luego sacude el polvo lejos de la mesa de trabajo y pásale un paño húmedo hasta que no haya rastro de polvo, sino te daña la pintura. Entonces a comenzar a pintar. Yo apliqué tres capas, pero esto dependerá de tu gusto y cómo quieras que quede. Mientras más capas, más oscuro…como me gusta a mí.

Aplica la primera mano siempre a favor de las fibras de la madera, deja unos minutitos y saca el exceso con un paño limpio que no deje pelusa. Luego de la primera mano, hay que dejarlo secar completamente. Esto puede tomar alrededor de 2 horas dependiendo del tinte que elijas. ¡Sí, esto requiere paciencia! Les recomiendo comenzar con el interior de la pieza. Yo cometí el error de no hacerlo.

Una vez esté completamente seca, se procede a lijar livianamente la pieza con una lija suave para que la nueva capa se absorba bien. Se vuelve a limpiar la pieza con un paño húmedo, aplicamos la segunda mano y retiramos el exceso con un paño nuevamente. Con mucha paciencia, volvemos a dejar secar por las horas que requiera según el manufacturero. Repetimos todo esto, si queremos una tercera mano.

Uno va aprediendo la importancia de lijar bien antes de pintar, a aplicar el tinte a favor de la fibra, a comenzar de adentro para afuera, a dejar secar completamente y lijar levemente entre aplicaciones. Es un proceso pero vale la pena hacerlo con cuidado y dedicación. Al final le apliqué un protector con acabado mate para finalizarlo.

¿Qué creas o inventas como pasatiempo?

Mi meta es sacar más tiempo para esto y compartirles las fotos para que se inspiren.